Las Várices en las Mujeres

Las Várices en las Mujeres.

Durante el embarazo, la retención de líquidos es muy común porque el cuerpo sufre muchos cambios y esto se ve reflejado en las piernas, si a esto le agregamos que deben de cargar más peso conforme se da el crecimiento del bebé y a que la circulación tarda más en recorrer todo el cuerpo, es normal que eso se vea reflejado en las piernas de la futura mamá, por ello hablamos de las várices en las mujeres.

Las piernas en el embarazo suelen sentirse muy cansadas y pesadas, sobre todo en el último trimestre, por lo que es ideal es ponerse unas medias de compresión media para ayudar a que la circulación sea efectiva en las piernas y con ello evitemos que se sientan cansadas. Ahora, propiamente las várices son venas dilatadas de manera permanente y tienen una apariencia morada o azul obscuro y se pueden presentar en cualquier parte del cuerpo pero es más común verlas en las piernas.

Las estadísticas sobre las várices en las mujeres dictan que se presentan en 1 de cada 2 personas mayores de 50 años, pero durante el embarazo se pueden padecer y vienen acompañadas de malestares como: Hormigueo en las piernas, calambres, dolor, punzadas, pesadez, comezón y su apariencia no es agradable a la vista.

Además del embrazo, las várices en las mujeres tienen factores de riesgo, es decir, aparecen con la obesidad debido a que las piernas de contextura gruesa requieren mayor factor de aporte sanguíneo por parte de las arterias y con ello se sobrecargan y puede haber un fallo inesperado, también el sedentarismo puede ser una causa de aparición de várices, debido a que la sangre no fluye como debería en las piernas y no se favorece la almohadilla plantar de las piernas, ni una buena contracción muscular, así que lo mejor es hacer ejercicio y no estar mucho tiempo sentado o por el contrario, mucho tiempo de pie, ya que el sistema de retorno debe de trabajar contra la gravedad y eso le puede afectar considerablemente la salud de las piernas.

Para prevenir las várices en las mujeres se recomienda levantar las piernas, ponerlas en alto para favorecer la circulación, sobre todo cuando hay antecedentes en la familia de este problema porque aunque no pareciera, puede ser un factor de aparición debido a la genética. Finalmente es recomendable usar medias elásticas para evitar este problema, también comer bien para evitar la obesidad, bajar el consumo de sal y es necesario beber dos litros de agua al día, así como realizar ejercicios que favorezcan la tonificación de los músculos, pero sin trabajar con peso, así que los mejores son los aparatos hidráulicos, con eso habrá grandes resultados, se tonificarán los músculos y las piernas tendrán una mejor circulación, por lo que se verán lindas y jóvenes por más tiempo.