La Gripe y la Lactancia

La Gripe y la Lactancia.

Es común que cuando vienen los cambios de clima por las estaciones del año o por el uso de aire acondicionado, las gripes y resfriados se presenten con facilidad y las nuevas mamás se preocupan por evitar contagios en los bebés recién nacidos, así que buscan tomar medidas respecto a como cuidar a los integrantes de la familia, sobre todo a los más pequeños, por ello hablamos sobre la gripe y la lactancia.

La gripe o el resfriado común nos puede dar a cualquiera a lo largo del año, nuestras defensas pueden bajar y estamos expuestos a infecciones virales que atacan al sistema respiratorio y suelen ser contagiosas, aunque no peligrosas, pero si son molestas. ¿La causa? Es que hay varios virus que provocan el resfriado y conforme los vamos teniendo, nuestro cuerpo registra anticuerpos en el sistema inmunológico y cuando la mujer está lactando, la leche materna le transmite a su bebé ciertos anticuerpos que le ayudan a combatir el resfriado con facilidad.

¿Se le puede dar pecho a un bebé si la mamá está enferma de gripe? Si, es lo más recomendable y no se debe suspender que el bebé tome del seno materno porque puede ser contraproducente para la salud del pequeño. Ahora, hay que aclarar que la leche materna no es un medio de contagio de estos virus que generan la gripe porque se transmiten con los estornudos, la tos, los besos y el contacto con las manos de la persona enferma, así que no hay de que preocuparse, simplemente hay que alimentar al bebé.

Los virus de la gripe se incuban en nuestro organismo desde tiempo antes de que se presenten los síntomas, así que sin duda ya le habríamos pasado a nuestros hijos la enfermedad y los habríamos contagiado desde varios días antes sin danos cuenta, pero cuando el pequeño bebe leche materna, les damos el mejor alimento que podemos porque contiene muchos nutrientes pero también las defensas necesarias para combatir los resfriados y como consecuencia les afectarán menos en intensidad a los niños, así que podemos decir que los vacunamos cada vez que comen del seno materno.

La gripe y la lactancia no son excluyentes, incluso la mamá puede tomarse sus medicinas para aminorar los síntomas del resfriado y sentirse mejor pronto pero deben de ser recetadas por un médico para ver que no le hagan daño al pequeño y en caso de ser necesario, el bebé puede tomar algunos medicamentos indicados para él o ella. Terminamos diciendo que hay que tener una buena higiene en casa, desinfectarla por completo, usar un tapabocas para evitar toser al aire para que no haya más contagios, también deben de lavarse las manos frecuentemente y usar gel anti bacterial para minimizar riesgos.