La Vuelta de la Regla despues del Parto

La Vuelta de la Regla despues del Parto.

Como se regularan tus ciclos

Tras el parto y los cuarenta días posteriores, en los que puedes tener pérdidas asociadas al proceso de vuelta a la normalidad, tus ciclos tenderán a regularse. Pero puede haber alteraciones, sobre todo si das el pecho. Esto es todo lo que debes saber para conocer cómo funcionarás por dentro.

Inmediatamente después del parto, todo tiende a recuperar la normalidad: el útero empieza a reducir su volumen y a contraerse hasta adoptar su tamaño y posición normal en el cuerpo de la madre. Esas contracciones, llamadas entuertos, son similares a las padecidas durante el parto, pero de mucha menor intensidad, y pueden producir molestias (sobre todo a partir del segundo embarazo). La propia lactancia estimula la secreción de hormonas que provocan las contracciones del útero. Aproximadamente en dos semanas, el útero está en su posición y tamaño normal. El cuello uterino, que se ensanchó mucho para dar salida al bebé durante el parto vaginal, se va cerrando, al igual que la vagina y la vulva. La pared abdominal, que se ha dilatado durante todo el embarazo, tarda algún tiempo en recuperar su firmeza y a muchas madres les parece que siguen teniendo el mismo cuerpo que durante el embarazo. La flacidez abdominal desaparecerá tras unas semanas. Y en esa vuelta a la normalidad, tu sistema reproductivo también tiende a volver a funcionar como antes. Antes de empezar a explicar este tema, hay que tener bien claros algunos conceptos. El primero, el ciclo menstrual, que, aunque te parezca obvio, es el tiempo que comprende desde el primer día de aparición de la regla, hasta el día anterior a la nueva. El ciclo, aunque varía en duración de una mujer a otra, dura aproximadamente unos 28 días. ¿Y qué sucede en esos 28 días? Sencillamente, que el óvulo que sale de los ovarios, madura y, si no es fecundado, se prepara para desecharse y expulsarse. Yeso es lo que denominamos regla o menstruación. Pero ¿cuánto tardará en normalizarse todo? Pues depende de cada mujer y, fundamentalmente, de cómo alimente a su nuevo bebé.

Si le das biberón
La primera regla después de haber pasado por un parto puede tardar en aparecer. En unas mujeres tarda lo habitual. En otras, puede demorarse hasta ocho o diez semanas (esto último es lo más frecuente). Lo normal es que sea una regla más abundante y prolongada que las menstruaciones que has tenido hasta ahora. Además, una vez que recuperes tu ciclo, es muy probable que sean irregulares: incluso mujeres que dicen ser como un reloj pueden experimentar estas irregularidades, que se irán corrigiendo con el paso del tiempo. Pero ¡ojo! No hay que confundir la prolongada pérdida de sangre que se produce tras el parto con una regla. Esa pérdida inmediata tras el parto puede prolongarse varios días (hasta la cuarentena, que así se llama) y es propia de la recuperación del útero tras nueve meses de gestación. La reconocerás fácilmente por su color de sangre rojo intenso, que irá perdiendo intensidad y color según vayan pasando los días, hasta acabar en una secreción más de tono marrón claro.

Si le estas dando el pecho
La producción de leche materna está estimulada por la prolactina, una hormona producida también por la hipófisis, que es una glándula que se encuentra en el cerebelo y estimula la producción de determinadas hormonas que afectan al proceso de ovulación. Tras el parto, cuando el nivel de hormonas desciende, la prolactina suele tener bloqueada la actividad ovárica, y estas hormonas se producen en mayor cantidad cada vez que el recién nacido mama. Por eso, si amamantas a tu hijo, es probable que no tengas regla hasta bien pasados los seis meses (en la gran mayoría de los casos ocurre así, aunque puede variar, sin que eso denote problema alguno). En caso de que la lactancia materna se prolongue en el tiempo, la primera menstruación tras el parto podría incluso suceder al año de haber dado a luz, sin que ello supusiera ningún problema.

¿Qué son las reglas anovulatorias?
A veces se tiene la regla pero sin que haya existido ovulación. En ese caso se expulsa sangre y la mucosa que recubre las paredes del útero, pero sin óvulo. Esto que se llaman ciclos anovulatorios, aunque se puede dar en cualquier fase de la vida reproductiva de una mujer, es frecuente que ocurra tras el parto. Aunque no es una norma fija (la medicina no es una ciencia exacta), sí es habitual que los primeros ciclos menstruales recién dada a luz sean incompletos. Es decir, los ovarios no sueltan el óvulo, así que la regla consiste sólo en mucosa uterina formada en la primera mitad del ciclo.

Si no tengo regla, ¿puedo quedarme embarazada?
La respuesta es sí. Es más difícil, desde luego, porque el dar de mamar (que te predispondrá para que no tengas regla), no significa cien por ciento que no estés ovulando. Puede que lo hagas sin darte cuenta. Lo normal es que la ovulación no se produzca de la misma manera. No es aconsejable usar el tiempo de lactancia como un escudo de protección frente a nuevos embarazos, porque pueden fallar. Para convertir este tiempo en un método anticonceptivo seguro (99,99%), deben cumplirse tres requisitos:
1. El bebé debe tener menos de seis meses.
2. Tú no tienes la menstruación.
3. El bebé se alimenta exclusivamente de leche materna y las tomas las hace con menos de seis horas de intervalo entre una y otra. Es decir, son tomas que, aunque sean breves, deben ser frecuentes.

El mejor método anticonceptivo ahora
Si no deseas un nuevo embarazo, debes tomar medidas. Descartada la lactancia como método de contracepción, vamos a analizar los métodos más usados.
- Para ponerte un diafragma o DIU debes esperar a que el útero recupere su total normalidad, sobre todo en tamaño. El ginecólogo debe examinarte para decidir cuándo te lo puedes poner.
- Para tomar la píldora, debes elegir una que sólo contenga progestágenos. Si tuviera estrógenos, pasarían a la leche materna. Consulta con tu ginecólogo.
- Lo más recomendable es el preservativo. Por lo menos hasta que todo vuelva a la normalidad, es el método que nos resultará más cómodo y el que tiene mayor grado de fiabilidad.