Cada vez más Humano “De la 6a a la 8 Semana”

  • 3/1/2011 7:37:06 PM
  • Bebe

El embrión –con forma de renacuajo— del que te hablábamos en el primer mes de vida, evoluciona a una velocidad pasmosa y adquiere caracteres humanos con el paso de las semanas.

6a Semana

Las manos se definen. En este período, los brazos y las manos se desarrollan antes que las piernas y los pies. Una tendencia que se va a mantener incluso después de nacer: el bebé es capaz de agarrar objetos con mucha agilidad cuando todavía no sabe andar.
Si observas la fotografía de este articulo, podrás ver con claridad que la mano aparece mucho más formada que el pie. Se aprecian los cinco dedos unidos entre sí por la piel, pero, en cuestión de días, este tejido interdigital irá regresando paulatinamente. El reflejo de asir se desarrollará por completo al final del embarazo. Un último dato: aunque sus extremidades ya se perfilan, tu hijo todavía no se mueve; su inmaduro cerebro no puede transmitir mensajes al cuerpo. Lo hará en la siguiente semana.

7a Semana

Su cerebro bulle.
¡Vaya cabeza! Sí, ciertamente es desproporcionada en relación con el cuerpo, pero la necesita para albergar un cerebro que crece y crece. En su interior, las células nerviosas han iniciado una frenética actividad: cada minuto nacen 100.000 nuevas y viajan por caminos trazados para conectarse unas con otras.
Cuando llegue el momento del parto, el bebé contará con un billón de células. Gracias a esta actividad cerebral, el embrión comienza a moverse, pero tú no puedes notarlo; es demasiado pequeño como para que percibas cada una de sus piruetas.
Tendrás que esperar todavía para saber el sexo del futuro bebé, porque la vagina y los órganos masculinos aún no pueden apreciarse, aunque hay cierta hinchazón en la zona genital, que en pocas semanas se convertirá en el pene de los varones o el clítoris de las niñas.

8a Semana

De embrión a feto.
El embrión ha llegado a un nivel de desarrollo importante: a estas alturas todos sus órganos están formados. Aunque esto no significa que pueda sobrevivir fuera del útero materno, todavía necesita crecer y perfeccionar sus funciones vitales. Eso sí, a partir de ahora, deja de ser embrión para convertirse en feto.
Tu hijo es un ser perfecto: ¡ya no tiene cola, por fin!, su corazón mantiene un ritmo fuerte y rápido (de 140 a 150 latidos por minuto, el doble que el tuyo) y es un órgano completamente formado, con sus cuatro cavidades. Por ahora, la sangre se forma a partir de células del saco vitelino, pero más adelante esta función la asumirá el hígado, hasta que la médula ósea empiece a fabricar glóbulos rojos.
El estómago, el hígado, el bazo, el intestino, etc. se expanden y evolucionan día a día, aunque su sistema digestivo aún no funciona. Los músculos comienzan a adquirir su forma final y el sistema circulatorio se completa con venas y capilares. En esta etapa, el feto cambia a una velocidad de vértigo. Su crecimiento en el interior del útero exige que su cuerpo sea muy flexible, de ahí que no tenga huesos, sino sólo cartílagos.
En cuanto a su aspecto exterior, ya es posible verle los ojos; el oído externo también comienza a tomar forma, y se aprecia su pequeña nariz y un esbozo de su boca; incluso, las papilas del gusto han iniciado su desarrollo. Su piel es fina y transparente, con dos capas, y empieza a crecer un pelo fino y suave. Como ves, los avances se suceden.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...