Como Saber si tiene calor

  • 6/29/2009 4:03:08 PM
  • Bebe

Su capacidad de termorregulación aún no funciona a pleno rendimiento, al menos por lo que respecta a los dos primeros meses. La piel del bebé es fina y no es capaz de aislar al organismo lo suficientemente deprisa de la temperatura exterior. En casos límite, los más pequeños pueden llegar a sufrir estrés a causa del frío, o a tener tanto calor que no sean capaces de sudar lo suficiente para contrarrestarlo.

Si al Clima Artificial
Te mostramos cuáles son las medidas que debes tomar para aliviar a tu bebé del calor, durante la primavera y el verano, sin poner en riesgo su salud.

- Baja la temperatura del ambiente que rodea al pequeño y procura que el aire no se estanque. La temperatura ideal para toda la familia es entre los 20 y los 23 grados, incluso durante la noche. Para ello, puedes utilizar tranquilamente un clima artificial, que, además de mantener la temperatura deseada, renueva el aire fresco de la habitación, lo que elimina la humedad que se forma sobre la piel cuando el sudor se evapora y ayuda a contrarrestar el calor. Por el contrario, el ventilador no es especialmente perjudicial, pero tampoco resulta eficaz: lo único que hace es mover el aire caliente, lo que equivale a tener una ventana abierta por la que entra aire.

- Evita vestir excesivamente al bebé y ponle únicamente una camisetita de algodón o de lino. Las piernas deben quedar al descubierto, por lo que unos pantaloncitos cortos serán suficientes. En los pies, puedes ponerle calcetines de algodón y, si decides salir a dar un paseo, tan sólo son necesarios un par de zapatos ligeros. Ésta es la indumentaria ideal para los días más calurosos del año. Si te gusta ser precavida, puedes tener a mano un suéter de algodón, por si acaso refresca. Cuando el calor es más fuerte, intenta destapar al bebé lo máximo posible; en casa puede estar sólo con el pañal.

- Refresca a menudo al niño para evitar que sufra demasiado calor. Antes de que se ponga nervioso, prueba a aligerarlo de ropa, o bien dale un baño templado o fresco. Si el calor es realmente insoportable, intenta mantenerlo fresco con una esponja empapada de agua, que aplicarás, sobre todo, en el cuello y en la cabeza. Ofrécele a menudo un biberón de agua: la deshidratación constituye un auténtico peligro para los lactantes, puesto que su cuerpo está compuesto de líquidos en un porcentaje mayor respecto al de los adultos y, en consecuencia, necesitan asimilar una mayor cantidad, y porque, durante la primera infancia, el organismo pierde líquidos con más facilidad.

Cuida la higiene diaria
Cuando hace mucho calor, la higiene diaria del niño aún debe ser más cuidadosa y escrupulosa. Puedes bañar al niño incluso un par de veces al día, en agua templada, con la condición de no utilizar jabones demasiado agresivos y de no dejarle dentro del agua durante demasiado tiempo. Sin embargo, antes de bañar al niño, es preciso comprobar la temperatura del agua, que, en este caso, debe situarse entre 25 y 30°C. Por lo tanto, para evitar el riesgo de quemar al niño con el agua o de que se enfríe, es imprescindible utilizar un termómetro específico. Después, una vez bañado, lo importante es secarlo bien, tratando de que el agua no se estanque en los pliegues cutáneos.

No te dejes engañar por las apariencias
Cuando la temperatura exterior alcanza los 38-40, el organismo humano tiene que realizar verdaderos esfuerzos para mantener una temperatura normal, de unos 37°, y reacciona sudando. Esto también les sucede a los bebés, si bien su sudoración no es tan evidente. Por ello, debes tener en cuenta que el pequeño sufre el calor del mismo modo que tú.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...