Cómo seleccionar una guardería para nuestro bebé

  • 5/14/2008 4:53:12 PM
  • Bebe

Elegir una guardería no es tarea sencilla, porque sabemos que en las manos de su personal quedan nada más y nada menos que nuestro hijos menores de tres años. Cambiar pañales, dar teteros y hasta arrullar, forman parte de las funciones de esas maestras iniciales que han sustituido a la figura de la nana.

Por lo tanto, la elección va mucho más allá de los cálculos económicos, ya que penetra en el terreno de la confianza. La guardería nos debe inspirar la seguridad suficiente como para irnos a trabajar con la certeza de que nuestro amado bebé está siendo cuidado con esmero. Una búsqueda compleja El primer paso es reconocer que no disponemos de familiares o de una persona que nos cuide el bebé.

Luego viene la búsqueda de la guardería, asunto complejo que se inicia con un tour para comparar filosofías de trabajo, calidad del personal, actividades, servicios complementarios y… precios. El costo varía de la suma de todos los elementos que se juntan en este tipo de institución.

Tenemos desde guarderías de estilo íntimo familiar, donde se admite una cantidad restringida de chicos por sala y prevalecen los amapuches sobre la estimulación, hasta las más profesionales, cuyo criterio se asienta sobre los estadios de desarrollo de los niños, ofreciéndoles actividades acordes a su edad. A este segundo grupo pertenece la mayoría.

La mensualidad depende de la cantidad de actividades complementarias que ofrecen, teniendo en el abanico inglés (y otros idiomas), música, computación, expresión corporal y pintura. Inclusive, una buena guardería debe inculcar las normas de comportamiento social (no nos referimos al Manual de Carreño, sino enseñar a decir por favor y gracias) y cuando los pequeños llegan a los tres años, iniciarlos en la lectura y las matemáticas. Otros puntos que pesan en el precio son las instalaciones, los espacios recreacionales, el menú que se prepara a diario y servicios complementarios como la posibilidad de que los padres “vigilen” el desenvolvimiento cotidiano de la guardería a través de cámaras web.

El cupo Después de analizar todos estos factores y efectuar los cálculos pertinentes que indicarán hasta cuánto podemos pagar, viene el segundo problema: el cupo. Sin embargo, con las guarderías ese detalle no es tan grave como en el caso del sistema de educación formal, donde se suscita la exageración de colegios que apartan cupos desde que el bebé está en el vientre materno. Al fin y al cabo, la selección de la guardería debe ser tan minuciosa como la del colegio, porque si bien de éste depende la carrera hacia la universidad, en la guardería se forjan las sensaciones y los recuerdos de la primera infancia, porque en ellas nuestros hijos pueden vivir ocho horas diarias desde que cumplen los tres meses.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...