Con Todo los Sentidos

  • 1/11/2010 8:03:29 PM
  • Bebe

La evolución de los sentidos pasa por varias fases fascinantes, te contamos algunos de los hechos más asombrosos.

Gustos. Como sus papilas gustativas comienzan a formarse desde los primeros meses de gestación, cuando el bebé nace, el sentido del gusto ya se encuentra completamente desarrollado. Su sabor favorito es el dulce, aunque también conoce el salado, ya que el líquido amniótico lo es.

Su Desarrollo. Casi todos los pequeños reaccionan con desagrado a los sabores nuevos. Por esta razón se recomienda que, cuando inicie la alimentación complementaria, se le ofrezca una misma comida varias veces, para que se acostumbre poco a poco al sabor, pero si después de ofrecérselo repetidas ocasiones (más de cinco) lo rechaza, definitivamente, te está diciendo que le desagrada.

Vista. Su campo visual al nacer es de 25 cm, aproximadamente, el mismo que tenía dentro del útero. Pero pocas semanas después su vista mejora y a los siete meses tiene una visión similar a la de un adulto.

Su Desarrollo. A un recién nacido, lo que más le atrae es el rostro de su mamá seguido por el de su padre y los familiares cercanos; a los cuatro meses ya distingue cuatro colores (azul, verde, rojo y amarillo) y cuando inicia el proceso de gateo comienza a ver de forma tridimensional.

Oído. Desde antes de nacer, su sentido del oído está completamente desarrollado, lo único que le falta ahora es afinar sus capacidades auditivas.

Su Desarrollo. Los pequeños son más sensibles a los ruidos fuertes, así que debes tener mayor cuidado con los sonidos del ambiente. En el segundo mes tu hijo es capaz de localizar la fuente sonora; a los tres meses le presta atención a aquello que le interesa e imita los sonidos del lenguaje y a partir del cuarto, empiezan a fijarse en la cara del que habla y a distinguir los tonos de voz.

Tacto. Quizás es el primer sentido que se desarrolla dentro del útero, esto lo han comprobado varios estudios pues el feto de pocas semanas reacciona desplazándose cuando a­go lo roza, como el cordón umbilical.

Su Desarrollo. Durante las primeras semanas de vida, el tacto no está concentrado en las manos, los recién nacidos las mantienen cerradas, este sentido se encuentra distribuido por todo el cuerpo. De allí la importancia de los mimos, las caricias y los masajes corporales para tu hijo.

Olfato. Los recién nacidos poseen un agudo sentido del olfato y lo que más los calma es percibir el olor familiar de la madre o el de la leche materna que ella produce, dos aromas que reconoce a la perfección.

Su Desarrollo. A los pocos meses distingue, además, el aroma natural del padre y de las personas más cercanas. Notarás que le desagrada algún olor por sus gestos de incomodidad, sus movimientos e incluso, por la forma de respirar.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...