La zona del pañal

  • 6/22/2009 5:47:07 PM
  • Bebe

Muchos padres no han cambiado un pañal en su vida hasta que nace su bebé. La técnica no es nada complicada, tan sólo hay que seguir determinadas pautas con las que lograrás mantener sana esa zona. Ten en cuenta que el pipí y la caquita son agentes irritantes de los que no te podrás librar hasta que deje el pañal y vaya por sí mismo al baño, a partir de su segundo cumpleaños.

Su piel es muy especial
Rojeces, descamaciones... La piel del recién nacido es sumamente delicada, y la zona del pañal no se libra.
Durante sus primeras semanas de vida tal vez haga una deposición tras cada toma, lo que aumenta considerablemente (aparte del gasto de pañales) la exposición de la piel a agentes irritantes. Además, hay que tener en cuenta, que la piel del bebé está menos protegida, pues tiene las siguientes características:

-Es más delgada y con menos vello.
-Tiene mayor permeabilidad, por lo que es más sensible a los agentes externos.
-Su pH inicial es neutro (el manto ácido, que es el que le protege, se está formando).
-La actividad sudoral es limitada.

La Higiene, Paso a Paso A lo largo del día tendrás que cambiar a tu bebé muchas veces. Esta es la forma en que debes hacerla:

-Ten todo a mano. Es importante que prepares previamente todo lo que vayas a necesitar: pañales, crema, toallitas... Si no es así, tendrías que dejar a tu hijo solo en el cambiador y, aunque te parezca imposible, podría moverse y caerse (de hecho, entre los accidentes domésticos más frecuentes figura éste).
-Retira el pañal sucio hacia atrás. O bien hacia un lateral, pues si lo haces hacia delante, puede mancharse los genitales de caquita.
-Utiliza una toallita (o, si prefieres, agua y jabón) para limpiarlo concienzudamente.
-Vigila los pliegues y los genitales. Lava bien los pliegues, donde puede acumularse suciedad, y los genitales. Si es niña, límpiala desde los genitales hacia atrás para evitar que las heces puedan entrar en la vagina, y revisa que queden limpios los pliegues interiores de los labios mayores.
-Seca bien toda la zona. Poniendo especial cuidado con los pliegues, pues si queda humedad hay más probabilidad de contraer infecciones.
-Utiliza una crema protectora. Puedes aplicarle una capa fina si tu bebé tiene el culito irritado, pero si está bien, no es preciso que se la pongas en todos los cambios de pañal.
-Tenlo un rato con la zona al aire. Cuando lo estés cambiando, déjalo unos minutos con el culito al aire. Es importante para que respire la piel, que está todo el día tapada por el pañal.
-Elige bien el pañal. Compra uno que sea muy absorbente. Hay niños que tienen alergia a algún componente; si observas que no mejora de la irritación tras un tiempo, prueba con otra marca.
-Cámbialo con frecuencia. Además de la incomodidad que supone un pañal sucio, su piel puede irritarse en contacto con el pipí y la caca. Ponle un pañal limpio cuando notes que está mojado. Por la noche, si ves que le interrumpe el sueño, no hace falta que lo cambies, a no ser que se haga caca.

La Dermatitis del pañal
Casi todos los bebés sufren varios episodios de dermatitis del pañal. Se trata de una inflamación de la zona, que puede presentarse por distintas causas, como el exceso de humedad de la piel. De hecho, casi el 25 por ciento de los niños tiene la piel sensible. En determinados momentos, como la salida de los dientes, también algunos niños sufren irritaciones en esa área. Por otro lado, si el pequeño tiene dermatitis atópica (afecta aproximadamente al 8 por ciento de la población pediátrica), los brotes de la misma pueden afectar al culito. Si ves que la piel de esa zona se irrita con demasiada frecuencia y los remedios tradicionales no dan resultado, consúltalo con el pediatra.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...