Los medicamentos para el resfriado son peligrosos para los bebés

  • 5/20/2008 9:50:54 PM
  • Bebe

Tres bebés menores de 6 meses murieron por tomar ese tipo de medicamentos. Además, entre 2004 y 2005, más de 1,500 niños menores de 2 años recibieron tratamiento en salas de emergencia por problemas relacionados con tomar ese tipo de medicamentos, según un informe publicado el jueves.

Los medicamentos para la tos y para el resfriado pueden ser perjudiciales, incluso fatales, y deberían ser usados con precaución en niños menores de dos años, recomendó el Dr. Adam Cohen, autor del estudio y funcionario del Servicio de inteligencia de epidemias de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention. Son medicamentos, por lo que tienen tanto riesgos como beneficios.

El estudio aparece en la edición del 12 de enero de Morbidity and Mortality Weekly Report, una publicación de los CDC.

La U.S. Food and Drug Administration sólo aprobó el uso de medicamentos de venta libre para la tos y para el resfriado para niños mayores de dos años. Para los menores de dos, los estudios han concluido que esos medicamentos no son más eficaces que un placebo. Debido a esto, no se conoce la dosis apropiada.

Nunca se ha demostrado que los medicamentos para la tos y el resfriado, sobre todo los que contienen pseudoepinefrina (un descongestionante nasal), tengan algún efecto beneficioso en niños menores de 2 años, aunque claramente tienen efectos perjudiciales significativos, aseguró el Dr. Michael Marcus, director de neumología pediátrica, alergias e inmunología del Hospital infantil Maimonides de la ciudad de Nueva York.

No hay estudios que apoyen el uso de medicamentos para el resfriado en los bebés, aseguró la Dra. Gwen Wurm, directora de pediatría comunitaria de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami. Lo que hay que tener en cuenta es que los resfriados pasan. Los niños podrían beneficiarse de tener un humidificador cerca de la cama y de gotas nasales de solución salina, aunque este tipo de cuidado afectuoso es lo que la mayoría de los niños necesitan.

Varios grupos de profesionales, incluida la American Academy of Pediatrics y el American College of Chest Physicians, han emitido directrices que recomiendan precaución al usar estos medicamentos en niños pequeños.

En junio de 2006, la FDA tomó medidas para suspender la fabricación de medicamentos que contuvieran carbinoxamina (un antihistamínico) que tenía un etiquetado inapropiado para su uso en bebés o niños pequeños. Se le exigió a los fabricantes que suspendieran la producción para el 6 de septiembre de 2006, aunque todavía podría haber algunos productos que estén siendo distribuidos.

La Combat Methamphetamine Epidemic Act de 2006 (ley para combatir la epidemia de metanfetaminas), aprobada en marzo pasado, prohibió las ventas sin receta de productos que contuvieran pseudoepinefrina. Debido a esto, muchos laboratorios han eliminado este ingrediente de sus productos.

Aún así, sigue habiendo productos que podrían ser perjudiciales para los niños pequeños, por lo que los funcionares de los CDC y de la National Association of Medical Examiners (NAME) investigaron las muertes de niños menores de un año que se relacionaron con los medicamentos para el resfriado y la tos.

Los tres bebés que murieron tenían entre uno y seis meses de edad, dos eran niños y los tres se hallaron muertos en sus hogares.

La autopsia y los registros de investigación de medicamentos revelaron que los medicamentos para la tos y el resfriado causaron las tres muertes. Los tres bebés tenían niveles elevados de pseudoepinefrina que oscilaban entre nueve y catorce veces los niveles esperados en dosis recomendadas para niños de 2 a 12 años. Uno de los bebés había recibido tanto un medicamento de receta como otro de venta libre para el resfriado y la tos al mismo tiempo. Ambos contenían pseudoepinefrina.

Dos de los niños habían tomado medicamentos recetados que contenían carbinoxamina, aunque no hubo niveles detectables en la sangre de la sustancia. Dos de los bebés tenían niveles detectables de dextrometorfán (un supresor de la tos) en la sangre y de acetaminofén (un analgésico que además baja la fiebre).

Los padres deberían evitar de manera absoluta estos medicamentos a menos que sean supervisados por un médico, aseguró Marcus. Los padres deberían darse cuenta de que los medicamentos de venta libre podrían contener productos similares que los medicamentos que el pediatra también está recetando, por lo que deberían informarle a éste sobre todos los tratamientos que un niño esté recibiendo cuando se hable de algún tratamiento nuevo.

Los padres nunca deberían dar medicamentos sin consultar a un profesional de la salud, incluso si son de venta libre, agregó Cohen. Muchos medicamentos de venta libre podrían ser comercializados como productos para bebé aunque no tengan las dosis recomendadas por la FDA para este grupo de edad. Existe muy poca evidencia de que ayudan a los niños menores de dos años.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

HealthDay

Tomado de Medline Plus

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...