Nombre, Una Marca para toda la Vida.

  • 5/13/2008 9:11:00 PM
  • Bebe

En Venezuela somos muy flexibles para colocarle el nombre a nuestros hijos, tanto, que se emplean mezclas de nombres de familiares para crear uno nuevo, o se integran sustantivos que no necesariamente sean nombres propios, para generar una “denominación” original.

 

En países como Argentina, por ejemplo, esta oportunidad no es posible, ya que no se permite el registro de los nombres raros o inventados. Hay padres a quienes se les “pasa la mano” en aquello de la creatividad, y pensando en que están haciendo un favor, nombran a sus hijos sin pensar que los están marcando de por vida, inventando formas difíciles de leer (y por lo tanto a los niños les costará aprender a escribir), o combinaciones realmente horrorosas que más adelante avergonzarán a quienes los portan.

 

Por ello no es extraño que haya quien prefiera que lo llamen por un apodo, o que emplee el segundo nombre, ante la “aberración” que cometió su padre. Por ejemplo, conozco una Lebjulet, todo un problema en las listas de asistencia de los colegios y para que los demás lo pronuncien. Otra, Marsolaire, larguísimo y difícil de memorizar y recientemente supe de una chica llamada Monghe, quien utiliza el segundo nombre, porque quienes leen el primero no saben de qué sexo es. Ni hablemos de las Virdeyetzy, o de la castellanización de nombres de otras proveniencias –como el Maikol, desprendido de Michael-, y otras extravagancias similares. Otro tema delicado es la de colocarle al primogénito (a) el mismo nombre del padre o la madre. En Estados Unidos en estos casos se les aplica el “junior”.

 

En Venezuela no tenemos una denominación similar, pero el que padre e hijo sean mencionados igual crea confusiones cuando los chicos crecen. Imaginen las llamadas telefónicas: -¿Está Luis? -¿Cuál Luis? ¿padre o hijo? Además está el detalle del diminutivo. Luis hijo, será hasta anciano “Luisito” para la familia. También está la tendencia de colocar un nombre en homenaje a otro pariente, generalmente fallecido, bien porque el ascendiente sea eminente, o porque haya sido muy querido por alguno de los padres. Está el caso de un Gumersindo al que se le bautizó así por su abuelo, eminente ex ministro.

 

El muchacho, detesta ese nombre, que para aumentar su rabia, es el único que tiene. Sin embargo, la decisión de cuál es el nombre que se le colocará al bebé, es íntima y corresponde a los padres. Cuando estuve embarazada, a mi esposo y a mí se nos ocurrió consultar con nuestros parientes cercanos (abuelos, dos tías y un tío), y fue un horror: a ninguno le gustaba nuestras alternativas, y para colmo, todos opinaban diferente.

 

Entonces, dejamos de un lado la “democracia participativa” y seleccionamos los nombres que realmente nos encantaban ¡y punto! En la web hay una página argentina muy completa en el listado de nombres para hembras y varones en español. Lo mejor es que los nombres están ordenados alfabéticamente y se les anota cuál es su origen etimológico.

 

La recomendamos ampliamente para tomar esta decisión trascendental: http://www.guiamamaybebe.com/nombres_bebe.asp

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...