¿Oyen Bien?

  • 1/6/2009 9:24:23 PM
  • Bebe

Hoy día hay tratamientos y métodos de detección precoz que permiten minimizar mucho las consecuencias de una audición deficiente. La salvación para los niños y sus familias.

• Cinco de cada mil niños nacen con algún tipo de dificultad auditiva, en diferente grado.

• El resto de los problemas de audición son adquirido por diferentes causas y a distintas edades.

• Hay un periodo crítico para diagnosticar y corregir los trastornos de audición, y es entre los 6 y los 18 meses.

• En esta etapa el niño aprende a hablar. Detectar la pérdida de audición en estos meses evita retrasos en el desarrollo del habla, la lectura y la escritura y, en general, dificultades en el área intelectual.

• Ya hay métodos sencillos que permiten detectar los problemas auditivos desde el primer día y utilizar el tratamiento adecuado en el primer año.

• El resto de las perdidas auditivas son adquiridas a una edad mayor o incluso progresivamente. Los trastornos de audición no tratados están en el origen de dificultades de adaptación social y problemas de aprendizaje.

 

1.- Con un sencillo test de dos minutos de duración (Emisiones Otoacústicas), y sin necesidad de colaboración, se puede detectar desde el primer día de vida del bebe si en principio tiene o no dificultades de audición. Con un aparatico se envía un ruido que viaja por el oído del bebe; si lo reciben las células de la cóclea, envían un ruido de vuelta que se puede recoger.

 

2.- Esta prueba no es definitiva. Si se manifiesta un posible problema, el especialista pide una segunda prueba (Potenciales Evocados Auditivos del Tronco Cerebral) en la que se confirma (o no) el primer diagnostico y se define el grado de perdida de audición. Se realiza mientras el niño o bebe duerme, con unos electrodos que recogen los estímulos con los que el cerebro responde. El resultado da información sobre que oído esta afectado y en que grado.

 

Tratamientos

 

Si el niño pierde hasta 40 decibelios de su capacidad auditiva, se dice que tiene sordera leve. La estrategia, en este caso, suele ser la espera: se observa como le afecta este trastorno. Si el pequeño se adapta sin problema y puede hacer una vida normal, no es necesario tratarla.

Si el niño pierde entre 40 y 60 decibelios, estamos ante una sordera moderada. El tratamiento será el mismo que el de la sordera severa, esto es, con una perdida entre 60 y 90 decibelios: utilizar un audífono o prótesis auditiva, un mecanismo que amplia el sonido. Los niños pequeños a los que se le coloca este aparato, en poco tiempo empiezan a hablar y comunicarse.

Si la pérdida es mayor de 90 decibelios, estamos ante una sordera profunda. En estos casos lo normal es que la cóclea, el conducto encargado de recoger las vibraciones sonoras y enviarlas al nervio auditivo, no este funcionando. La solución habitual, si están afectados los dos oídos, es el implante coclear: mediante cirugía se introduce un dispositivo que utiliza sus propias señales eléctricas para estimular el nervio auditivo y hacer así que los sonidos lleguen al cerebro. Los implantes de cóclea ayudan a los niños a hacer cosas que, en principio, eran impensables para ellos: hablar por teléfono, escuchar música…..

A que se debe?

Las causas de pérdida de audición son tres: interferencia (por ejemplo, mucosidades en el oído medio) en la transmisión del sonido desde el exterior hasta el oído interno (esta perdida suele ser leve y transitorias); lesión en el oído interno, en el nervio auditivo o mal funcionamiento de estos (puede ser leve, moderada, severa o profunda) o la coincidencia de los dos problemas anteriores.

Recomendaciones:

Hay que consultar al especialista si:
• Tu bebe no reacciona ante los sonidos fuertes y repentinos.
• No reconoce tu voz a los seis meses y no gira la cabeza para buscarte cuando le hablas.
• Al año no empieza a articular sus primeras palabras.
• Manifiesta problemas de atención en el colegio.
• Dice palabras incompletas.
• Necesita subir mucho el volumen del televisor.

El pediatra vigilara su audición en caso de:
• Antecedentes familiares de pérdida de audición.
• Bajo peso al nacer (menos de un kilo y medio)
• Complicaciones durante el parto.
• Consumo de determinados medicamentos e infecciones frecuentes de oído.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...