Recomendaciones para el primer mes

  • 11/6/2008 2:07:27 PM
  • Bebe

Durante todo el embarazo soñaste con este momento: tu bebe ya ha nacido y aquí estas, recién llegada a casa con el en los brazos. Estas feliz pero a la vez angustiada ante las nuevas responsabilidades. Alimentarlo, bañarlo y sacarle los gases y además, saber que quiere decir su llanto. Relájate, todos los padres, especialmente los primerizos, van a vivir situaciones ante las cuales querrán gritar “¡Socorro!”. Sin embargo, en menos de lo que piensas podrán afirmar que cuidar a sus hijos es una “prueba superada”. Estos consejos elaborados con ayuda del pediatra te ayudaran en el proceso de volverte una experta en el menor tiempo posible.

De todos los días

1. Cárgalo adecuadamente. Es tan pequeño y su cuerpo parece tan frágil que te atemoriza alzarlo pues temes hacerle daño. Una buena técnica para levantarlo con seguridad es pasarle las manos por debajo del cuerpo, sosteniendo la cabeza y la nuca y con la otra las nalgas, mantenlas allí por unos momentos, mientras le hablas, luego lo levantas y lo llevas hacia tu cuerpo.

2. Cámbiale el pañal. Los primeros días tendrás que cambiarlo cada dos o tres horas; los recién nacidos utilizan entre 8 y 15 pañales diarios. Tal vez resulte engorroso para ti limpiar su colita tan seguido, pero esta es la única manera de prevenir  la irritación que producen los pañales. Para realizar esta tarea con los mejores resultados, lávate las manos antes de comenzar y asegúrate de tener todo a la mano. Luego suelta el pañal, pero no lo quites del todo, primero observa si esta hecho “Popis”, limpia lo que mas puedas con el mismo pañal, después dóblalo, con el lado limpio hacia afuera y pasa un pañito húmedo teniendo cuidado de llegar a todos los pliegos de la piel. Para terminar, lávalo temándolo de ambas piernas, pasa el pañito por la colita, retira el pañal y coloca uno nuevo. Cuando hayas terminado lávate de nuevo las manos.

3. Báñalo con ayuda. Los primeros días es preferible que alguien te ayude a bañarlo, pues al principio sostener al bebe resulta complicado y es mejor tener precaución. Como en el cambio de pañal, el paso inicial es tener a la mano todos los elementos. Luego, vierte 5 cm de agua tibia en la bañera (comprueba la temperatura con el codo), desviste al bebe y mételo lentamente en el agua. Sostenlo con una mano y con la otra lava su cuerpo. Aplícale jabón a diario en las manos, las axilas, el cuello y el área del pañal y con menos frecuencia en el resto del cuerpo. Una o dos veces por semana lávale el cabello utilizando solo una gota de champú.

4. Cordón umbilical seco. Conserva el área limpia y seca luego del baño, retira el exceso de humedad con un copito. Aplícale alguna sustancia solo si el pediatra lo indica. Mientras se le cae usa pañales especiales para recién nacidos y cada vez que lo cambies, observa que no presente señales de infección como enrojecimiento, sangrado, mal olor o secreciones.

5. Aseo cuidadoso, limpia las orejas pero no los oídos. Nunca introduzcas copito de algodón o de cualquier otro material en el canal auditivo, porque lesionarías el tímpano. Límpiale con suavidad la parte externa de las orejas con un pañal o toalla pequeña.

6. No hurgues su nariz.  Al igual que con las orejas, no debes introducir nada dentro de las fosas nasales. Si tiene mocos limpia el exterior con un pañito. Si esta congestionado consulta con el pediatra.

7. Córtale las uñas con frecuencias. Es probable que tengas que córtalas incluso antes de salir de la clínica. Si tu bebe tiene las uñas muy largas, se puede rasguñar el rostro accidentalmente. Córtalas mientras esta dormido y para no lastimar su piel, separa la yema del dedo de la uña apartándola así de las tijeras. Las uñas de los pies no crecen tan rápido. Si, a pesar de tener cuidado, cortas la yema de sus dedito no te angusties, simplemente presiona el área con un pedazo de gasa estéril hasta que la hemorragia se detenga. No es necesario colocarle un vendaje.

8. Vestirlo, no lo abrigues en exceso. Su menor mas muscular hace que sea mas sensible al frio que una persona adulta; no obstante, su sistema de regulación de temperatura es bastante bueno por lo que no debes mantenerlo muy abrigado, a no ser que se trate de un bebe prematuro. En general, basta con abrigarle solo un poco mas de lo que haces tu. Una buena señal es: si le suda el cuello quítale la prenda.

9. Elegiste bien las prendas básicas, si vives en climas frio, son una camiseta, un body de abrochar en la entrepiernas, medias y un saquito. Si vives en una región de temperatura cálida obvia la camiseta, las medias y el saco. Cuando vayas a comprar ropa revisa que pueda poner y quitar fácilmente. Los cuellos deben ser grandes o con broches de presión y las mangas anchas. Las telas elásticas y tejidas son más fáciles de poner.

10. Estira en lugar de hablar. Un truco para vestirlo es ensanchar con tus manos la abertura del cuello de las camisitas y los bodys antes de tratar de ponerlas, así las prendas pasaran más fácilmente por su cabeza. Para las mangas mete los dedos en ellas y pasa el brazo del bebe, en lugar, de empujarle las manitas a través de estas.

11. Múdalo solamente cuando sea necesario. Para proteger la ropa de los frecuentes vómitos lo mejor es usar un babero grande antes y después de la comidas.

12. Vístelo sobre una superficie plana. Lo ideal es un cambiador o una cómoda que este a una altura adecuada para ti. Ten siempre a mano algunos juguetes para entretener a tu bebe.

13. Alimentación, usa la técnica adecuada para alimentarlo. Existen tres condiciones para dar de comer a tu bebe sea una tarea mas sencilla: buscar una posición cómoda, asegurarse de que el bebe toma correctamente el seno (su boca cubre el pezón y la areola) y permitir que le pequeño coma a su antojo.

14. Sacarle lo gases. Hazlo cada vez que lo cambies de pecho o cuando el tetero vaya por la mitad. Existen tres formas de hacerlo. La tradicional es colocarlo boca abajo sobre el hombro y darle suaves palmaditas en la espalda. Otra técnica es acostarlo boca abajo sobre tus piernas y masajearle la espalda. También puedes intentar sentarlo, con la cabeza inclinada hacia adelante y el pecho descansando sobre tu hombro, y darle palmaditas en la espalda.

15. A la hora de dormir, acuéstalo siempre boca arriba y de lado. Esta comprobado que la posición boca abajo se relaciona con mayor riesgo de que el bebe sufra de Síndrome de muerte en la cuna.

16. Atiende a sus llamados. Los bebes hacen mucho ruidos cuando duermen. Emiten gruñidos, lloriqueos y llantos, pero estos no siempre indican que le recién nacido esta a punto de despertarse, todo lo contrario, son señales de que esta profundamente dormido. Así que cuando lo escuches, no corras a levantarlo, vigila desde lejos que se encuentre bien, pero no interfieras con su descanso.

17. No lo despiertes. No es necesario que despiertes al bebe para limpiarlo cada tres o cuatro horas. Solo hazlo si el pediatra lo recomienda, como en casos de bebes prematuros que deben ser amamantados con mayor frecuencias.

18. Conoces el sueño de tu hijo. Los recién nacidos duermen mucho por corto periodos. Hasta los 6 meses los bebes tienen ciclos de sueños muy irregulares. Duermen de 16 a17 horas diarias, pero solo una o dos horas de un estirón.

19. Su salud, tomate tu tiempo para elegir al pediatra. Tiene que ser alguien en quien puedas depositar toda tu confianza y que te inspire seguridad desde el primer día. Debe ser paciente, atenderte y guiarte en todo cuanto tú necesitas saber. Una buena opción es que tu ginecólogo te recomiende alguno o pídele consejo a algún familiar o amigo que tenga hijos.

20. Nunca recetes a tu bebe. Jamás le administres medicamentos si el consentimiento de tu medico, así se trate de gotas homeopáticas para calmar los cólicos; que sean naturales no quiere decir que sean seguras para tu bebe.

21. Llevarlo a urgencias. Uno de los principales temores de los padres novatos es pasarse o quedarse cortos en cuanto a la atención que prestan a los síntomas anormales. Ante la duda siempre es mejor pasarse, pero tampoco se trata de vivir en el pabellón de urgencias. En la primera consulta con el pediatra pregúntale por los síntomas mas preocupantes, con seguridad el te dará pautas muy concretas.

22. Ten a la mano los teléfonos importantes. Para estar mas segura ten cerca del teléfono los números de emergencia de tu pediatras y de un hospital cercano.

23. No te alarmes. Si tu hijo presenta algunos de estos síntomas no tienes por que preocuparte, son reacciones normales. Aunque no requieren una atención inmediata es conveniente que en la próxima cita informes al pediatra.

Tiene hipo. Aparece tras la toma del alimento o cuando ha llorado. A veces dura varios minutos.

Estornuda. Es normal que un recién nacido estornude 10 o 15 veces al día, es parte de su adaptación al medio ambiente.

Vomita. Las regurgitaciones son frecuentes en los bebes y no son graves. Este trastorno lo provoca la inmadurez en el conducto que cierra la comunicación entre el esófago y el estomago.

Se sobresalta.  A este movimiento se le conoce como “reflejo del moro”. Se presenta sin una razón obvia o como una reacción a un ruido fuerte o la sensación de que se va a caer.

24. Empacar lo justo. Lleva siempre en la pañalera uno o dos pañales mas de los que crees que vas a necesitar, una colchoneta para cambiar al bebe, una caja pequeña de pañitos húmedos (no solo te servirán para limpiar la colita del bebe, serán útiles para lavarte las manos en caso de emergencia), un pañal para el hombro, una muda de ropa, una manta delgada, un juguete y algo de comer para ti.

25. Consejos finales, piensa en distráelo. Así te digan que el bebe solo come y duerme, también se aburre y necesita distraerse. Háblale, cántale o cuéntale una historia mientras lo bañas o le cambias el pañal, se familiarizara mas con tu voz y se tranquilizara cuando este inquieto.

26. Mantén la mente abierta. Una mama primeriza recibe cientos de consejos a diario, algunos te serán útiles otros no tienen ningún fundamento. Ante cualquier duda consulta con el pediatra.

27. No te hagas la difícil. Si tus padres, tus suegros o amigos quieren colaborarte deja que participen. Aceptar su ayuda no quiere decir que no asumas tus nuevas responsabilidades, simplemente, ahora tienes muchas ocupaciones y tu cuerpo necesita tiempo para recuperarse.

28. Involucra a tu pareja. A excepción de alimentarlo no hay nada que tu pareja no pueda hacer tan bien como tu. Deja que lo bañe, le cambie el pañal y lo vista. Para tu hijo es tan necesaria tu presencia como la de su padre.

29. Descansa lo que puedas. Duerme cuando tú bebe toma una siesta y procura meterte a la cama temprano. Por este mes no te preocupes por el arreglo de la casa ni el desorden.

30. Ríete de tus errores. Nadie es perfecto y con seguridad vas a cometer más de una equivocación. Toma las cosas con calma y disfruta de tu bebe.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...