Células Madre

Cuando Letizia Ortiz trajo al mundo a la infanta Leonor el 31 de octubre de 2005, uno de los médicos de la Clínica Ruber Internacional de Madrid cortó el cordón umbilical, extrajo un poco sangre y la depositó en una bolsa especialmente diseñada para ser enviada vía aérea hasta el Cord Blood Registry de Tucson, Estados Unidos. De esta muestra sanguínea se extrajeron cientos de células madre que permanecerán congeladas un mínimo de 15 años y que servirán para hacerle frente en el futuro a algunas enfermedades. Y si los príncipes de España decidieron ser precavidos, ¿por qué una pareja venezolana no puede hacerlo? Las células madre o stem cells son células principales encargadas de la constitución del sistema inmunológico del cuerpo y se toman de la médula ósea o de un cordón umbilical luego del parto. Tienen la capacidad de replicarse y convertirse en cualquiera de las 220 clases de células que componen diferentes órganos, ayudando a su regeneración y, por ende, en el tratamiento de ciertas patologías. Asimismo, pueden generar glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

En nuestro país, existen dos empresas que prestan el servicio en caso de que una familia decida conservar la sangre del cordón umbilical de su bebé: Células Madre de Venezuela y Cryo Blood Bank. Una vez contactadas, ambas ofrecen la información a los interesados, le entregan un estuche contentivo de todos los elementos necesarios para la recolección de muestra de la sangre al tiempo que conversan con el médico de la pareja que realizará el proceso y, posteriormente, envían la sangre recolectada a un laboratorio de criopreservación en Estados Unidos... Exactamente el mismo procedimiento que se siguió en el parto de Letizia.

DETALLES
La primera vez que los especialistas se dieron cuenta de que la sangre del cordón umbilical podía ser utilizada fue en 1972, cuando un par de doctores reportaron con éxito una transfusión en un paciente con leucemia. Luego, en 1988 cuando a un niño llamado Mathew, que padecía de una forma de anemia congénita muy grave, le colocaron las células del cordón umbilical de un hermano. Hoy en día Mathew es un adulto saludable.

Ese mismo año, unos científicos de los Estados Unidos demostraron que la sangre del cordón umbilical contenía tantas células madre como la médula ósea.

Juan Rivero, ginecólogo, obstetra y director médico de Células Madre de Venezuela, explica que la muestra sanguínea se toma al pinchar el cordón umbilical que sigue unido a la placenta, pero que ya ha sido separado del bebé.

Cualquier médico obstetra está en capacidad de pinchar una vena umbilical y extraer la sangre, comenta el especialista y agrega que esta muestra se coloca en una bolsa especial (como la que se emplea para conservar la sangre de las transfusiones) y puede pasar hasta 72 horas sin refrigeración. Al llegar a USA, se realiza la separación de las células y el análisis para determinar cualquier anomalía.

Luego, se preservan en nitrógeno líquido a -196 grados centígrados hasta por 100 años.

Por ahora, Rivero comentó que se han hecho transfusiones de células madre en pacientes con problemas cardíacos y hematológicos, principalmente.

Todavía estamos investigando y experimentando. De hecho, en China, Japón, México y Estados Unidos se han conseguido muchos logros. Quizás existan personas que no consideran que esta pueda ser una opción para tratar algunas enfermedades, pero la ciencia avanza a pasos agigantados.

Por ello, recomienda que cada pareja se informe bien antes de tomar una decisión y evalúe si a futuro puede ser necesario para el bebé o los familiares.

En 20 años el procedimiento debe haber mejorado. En cuanto a los costos que representa la criopreservación de células provenientes del cordón umbilical, la suscripción al servicio está por el orden de los 1.250 dólares (2.687.500 bolívares), mientras que la anualidad es de 130 dólares (279.500 bolívares). También se puede cancelar una cuota por 20 años de almacenamiento que tiene un costo de 2.300 dólares (4.945.000 bolívares), con lo cual se ahorra 12%.

ACTIVIDADES EN EL PAÍS
En Venezuela, el cardiólogo Nusen Beer, del Hospital de Clínicas Caracas, ha tratado a ocho pacientes con células madre para reparar zonas dañadas del músculo cardíaco.

Sin embargo, la mejoría desapareció con el tiempo, por lo que ahora innovará probando una inyección intramiocárdica (directa en el órgano) de mioblastos, que son células que se obtienen del tejido muscular de la misma persona al cultivarlo en el laboratorio.

Asimismo, José Cardier, médico investigador del Laboratorio de Patología Molecular y Celular del Centro de Medicina Experimental del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, comentó que, a corto plazo, comenzarán a utilizar una terapia que consiste en suministrar vía subcutánea una proteína (CGSF) que facilita que las células madre salgan de la médula ósea y se movilicen a través de la sangre hasta llegar a la zona dañada, con la posibilidad de regenerar el órgano. Esta proteína es importada, pero próximamente será producida por el IVIC.

Por los momentos, estos tratamientos con células madre son experimentales, pero constituyen una esperanza para muchos pacientes terminales y, quizás en 10 años, la ciencia médica haya encontrado una respuesta concreta.

Por Ivarelys Figueredo
ivarelysf@gmail.com

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...