10 Preocupaciones que tenemos Todas

1. Si vomito mucho ¿le faltarán nutrientes al bebé? Como tú apenas retienes alimentos por culpa de las náuseas y has perdido el apetito, es normal que te preocupes por el estado del bebé. Pero no deberías hacerlo. El feto recibe todos los nutrientes que necesita, aunque sea a tu costa. A él no le faltarán, pero a ti sí. Lo único que has de procurar es retener la máxima cantidad de líquidos para estar bien hidratada. Sin embargo, no te relajes con las náuseas. Sí te sientes realmente mal y estás adelgazando, visita al ginecólogo. Si tienes problemas en retener los líquidos podrías sufrir deshidratados Los síntomas son orina oscura y de fuerte olor, dolor de cabeza y boca, ojos y piel secos.

2. iQué pasa si cojo ahora la varicela Si no la has pasado, puede asustarte mucho, sobre todo si estás en contacto con niños, que suelen ser los principales trasmisores. Si sospechas que puedes haberte contagiado, consulta al ginecólogo. Te mandará un análisis de sangre y medicación antiviral. Si te has contagiado antes de las 20 semanas, sólo hay un 2% de probabilidades de que el bebé se vea afectado. A partir de las 20 semanas el riesgo es casi cero. Pero si la coges la semana antes del parto, el bebé tiene muchas probabilidades de contagiarse. Si ya has tenido la varicela, no existen riesgos. La mayoría de los adultos están protegidos frente al virus.

3. ¿Hacer ejercicio es peligroso para mi hijo? ¡En absoluto! Al contrario. Es bueno para mantenerte en forma y sana. Además, en el parto tendrás la fuerza necesaria y te recuperaras mejor después de dar a luz. Si solías practicar ejercicio físico antes de quedarte embarazada, puedes seguir haciéndolo. Sólo has de tener en cuenta algunas cosas: calienta antes y realiza unos estiramientos después de practicar tu deporte favorito; baja la intensidad, ya que las hormonas del embarazo te hacen más susceptible a padecer lesiones; y también es importante que no cojas demasiado calor y bebas mucho agua para no deshidratarte. A medida que engordes tómate las cosas con más calma: Haz caso al cuerpo y baja la intensidad y el ritmo cuando sea necesario. Si no eres una fan del deporte, habla con la matrona antes de practicar uno. La natación, la gimnasia acuática, caminar y el yoga son muy buenas opciones.

4. ¿Hasta cuándo puedo volar? ¿Es malo para el niño? No, si viajas en el momento oportuno y te comportas con prudencia. No pasa nada si lo haces en el segundo trimestre, la mejor época del embarazo. Muchas líneas aéreas te permitirán viajar hasta la 27a semana, siempre y cuando estés embarazada de un bebé y no tengas complicaciones. Y después, podrás volar hasta finales de la 36ª semana, siempre y cuando presentes una carta o certificado médico. Pero otras líneas aéreas tienen más restricciones, así que compruébalo antes. No está de más comentarle a la matrona tu idea de coger un vuelo, por si hubiera alguna razón médica para no hacerlo. Como viajar en avión implica pasarse mucho tiempo sentada, existe el riesgo de sufrir trombosis. Por eso es importante que muevas los pies y las piernas. Y no te olvides de beber mucha agua porque el aire de la cabina deshidrata mucho. Recuerda llevarte tu historial médico allí donde viajes.

5. ¿Los dolores de tripa intensos significan aborto? La mayoría de las mujeres sienten dolores fuertes a ambos lados de la tripa durante el embarazo, sobre todo cuando es el primer hijo que esperan. Y afortunadamente, no son importantes. El dolor se debe al estiramiento de los ligamentos que rodean el útero. Sólo si es muy intenso y acompañado de pérdidas, puede ser algo grave. Si te preocupa, coméntaselo a tu médico.

6. Bebí Alcohol sin saber el embarazo. ¿Afectará al feto? Muchas mujeres han bebido alguna copa de más en una fiesta antes de saber que estaban embarazadas, cuando el óvulo fecundado es un conjunto de células. En ese momento, si el alcohol ha ocasionado algún daño, es más que probable que se produzca un aborto antes de saber siquiera que estás embarazada. Lo mejor que puedes hacer es que desde que intentes el embarazo, has de evitar el alcohol, sobre todo en el primer trimestre. Es la etapa más vulnerable para el bebé. A partir de la 12a semana, tampoco debes beber porque el alcohol traspasa la placenta.

7. Mi tripa es muy pequeña, ¿crece bien mi bebé? El tamaño del útero no es indicativo necesariamente del peso del bebé. Si es tu primer embarazo o estás muy en forma, es probable que los músculos abdominales estén tan fuertes que la tripa no crezca tanto como el bebé. El bebé puede estar tumbado abajo o a lo largo, separado de la pelvis. O quizás no se te note la tripa hasta más adelante. Te harán una ecografía detallada a la 20a semana, que es cuando podrás saber realmente si su desarrollo es normal.

8. Mi flujo es espeso. ¿Tendré una infección? La mayoría de las mujeres manchan flujo abundante durante el embarazo, y no significa que tengan una infección que afecte al bebé. Una secreción vaginal que no sea muy espesa ni de fuerte olor es parte normal de los cambios hormonales que se experimentan durante el embarazo. Siempre y cuando no te encuentres mal y no huela, no pasa nada. Para evitar posibles infecciones, es aconsejable llevar ropa interior ligera de algodón y lavarse con frecuencia.

9. No siento moverse a mi hijo, ¿le ocurre algo? Lo más probable es que todo vaya bien. El bebé pasa periodos de actividad y periodos de descanso, como nosotros. También es cierto que cada mujer siente el movimiento de forma diferente. Si hay más líquido alrededor del bebé, no le sentirás moverse demasiado. Si estás ocupada, por ejemplo atendiendo a otro niño, es posible que ni te des cuenta. Cuando empieces a sentir movimientos regulares, aproximadamente en la 20ª semana de embarazo, deberías notar al menos 10 movimientos en un periodo de 12 horas. Sin embargo, cada bebé es diferente y acabarás conociendo su rutina con el paso de las semanas. Si te preocupa, túmbate boca arriba con las manos en la tripa e intenta sentirlo. Si no notas nada y sigues preocupada, no sufras en silencio. Llama al médico. Te recomendará la realización de un control para escuchar su latido cardiaco. Recuerda que durante las últimas semanas del embarazo es probable que los movimientos se ralenticen debido a la falta de espacio.

10. Falta para el parto y tengo confracciones. ¿Será prematuro? A partir de la 35a semana es normal sentir cómo se estira la tripa. Pero no te preocupes, no se trata de un parto prematuro: son contracciones de Braxton Hicks que te preparan para el parto. Tienen lugar porque la parte inferior del útero se está estirando de forma que la cabeza del bebé pueda bajar y encajarse en la pelvis. Así que, relájate y ten la seguridad de que el bebé sabe qué hacer y se está preparando para el gran día. Si las contracciones se producen antes de la 35a semana y son frecuentes, consúltalo con el médico para descartar una amenaza de parto prematuro.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...