Apoya el aprendizaje de tu bebé

Cuando nace un bebé, sus padres se encargan de garantizar los cuidados básicos como alimentación, higiene, salud y protección, además de brindarle las herramientas adecuadas para que desarrolle sus habilidades físicas, intelectuales y emocionales.

Y, según la Secretaría de Salud, los primeros tres años de vida del ser humano se caracterizan por ser un periodo de aprendizaje donde se forman las bases para un buen desarrollo físico y mental. De ahí la importancia de estimular a edad temprana los sentidos y el intelecto de los bebés.

Los programas de estimulación temprana surgen a mediados del siglo pasado -en un principio- como una alternativa terapéutica para niños con alguna discapacidad. Sin embargo, actualmente, se imparten a cualquier menor con el fin de dotarlo de bases sólidas para sus futuros aprendizajes.

La estimulación temprana es el conjunto de actividades aplicadas de manera oportuna y regulada al ser humano en sus primeros años de vida (desde el primer mes de nacido hasta los tres años) para lograr el máximo desarrollo de sus capacidades físicas, emocionales y sociales. 

Los programas de estimulación temprana se enfocan al desarrollo de las áreas siguientes:

1. Motriz: se desarrolla el control y la coordinación necesaria sobre sus músculos. De esta manera, el niño realizará libremente cambios de posición corporal como sentarse sin apoyo, gatear y caminar. Asimismo coordinará su vista con las manos, lo que le permitirá manipular objetos.

2. Cognitiva: permite el desarrollo del razonamiento, comprensión y la capacidad de reacción colocándolo en diversas situaciones que se le presentan.

3. Emocional: proporciona al niño la sensación de seguridad e independencia al realizar tareas como alimentarse y vestirse por sí solo. También le brinda experiencias para sociabilizar y relacionarse con las personas que lo rodean mediante prácticas afectivas.

4. Lenguaje: brinda al niño las habilidades necesarias que le permitan comunicarse con palabras o sonidos. La estimulación temprana se compone de ejercicios a manera de juegos, los cuales se ejecutan repetitivamente con el fin de potenciar estas áreas. La estimulación temprana ayuda a los niños a que tengan el perfil siguiente:

a) Independientes y seguros de sí mismos.
b) Capaces de utilizar al máximo sus capacidades de aprendizaje y desarrollo.
e) Respetuosos de las reglas de convivencia que rigen a una sociedad. d) Sensibles a sus necesidades y a las de los demás.
e) Elevado nivel de tolerancia y paciencia.
f) Resolución de retos al analizar las opciones posibles y sus consecuencias.
g) Competitivos y destacados dentro de un núcleo social.
h) Buena autoestima y respeto para las personas que los rodean.

Y si bien es cierto que existen centros especializados que imparten clases de estimulación temprana o kínder, que ofrecen este servicio, también es verdad que los padres pueden -porque sí tienen la capacidad de- ayudar al crecimiento de su hijo durante las primeras etapas de su desarrollo personal.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...