Comportamiento Social de tu Bebé

Situaciones Difíciles:

Niños que Pegan o Muerden.
Gran parte de la conducta del niño está orientada en torno a las manos y boca, por lo que es natural que utilice éstas como herramientas de socialización. A los bebés les gusta morder y pegarle a distintas superficies, tanto por la sensación que les produce como por la reacción que obtienen. Durante los berrinches, los bebés suelen golpear o morder a los padres o cuidadores de confianza, no lo tomes de manera personal. Pero los golpes y mordidas también son formas de conducta agresiva indeseable, que pueden lastimar a quien los recibe. Un niño que acostumbra morder a sus compañeros puede hacerla por muchas razones:

- Para atraer la atención. 
- Porque ha sido criado con agresión.
- Porque ciertas circunstancias o situaciones detonan en tu pequeño una conducta agresiva.
- Porque no sabe verbal izar su frustración.

Pero el problema social de las mordidas no sólo se extiende al ámbito infantil. Frecuentemente, los padres del niño que muerde se sienten perturbados y avergonzados; los padres del mordido están preocupados o molestos porque su hijo haya sido lastimado, y nadie sabe cómo manejar la situación.
Si tu hijo suele morder o pegar; prepara a los padres de sus amiguitos antes de una reunión, pidiéndoles ayuda para atemperar la conducta de tu hijo. Seguramente sus hijos también han pasado por una etapa de agresión y podrán entenderte. Advertirles también les transmite tu preocupación por que sus hijos no sean lastimados.
Si tu hijo es el agredido, en vez de hacerles sentir que son unos malos padres (ellos ya se sienten suficientemente mal), muéstrate comprensiva. Una vez que los niños adquieren mayores habilidades verbales, esta conducta suele desaparecer:

Que Hacer
- Si el niño pega o muerde, apártalo del resto de los niños por unos minutos, y explícale que morder (o pegar) duelen y no está bien hacerle daño a los demás.
- Si el niño ya habla y puede comprender; pídele que le dé una disculpa a la persona afectada.
- Enséñale a utilizar palabras para expresar sus sentimientos.
- Trata de identificar las circunstancias que detonan la mordida, como el cansancio, o la presencia de demasiados niños.
- Enséñale a jugar delicadamente. Muéstrale cómo abrazar con cuidado a una mascota o cargar a una muñeca.
- Supervísalo de cerca cuando esté jugando con otros niños.
- Halaga la conducta apropiada de tu hijo, de manera que morder no se vuelva su principal forma de obtener atención.
- No uses agresión. Evita pegarle a manera de reprimenda.

Niños que Arrebatan Juguetes.
Algunos pequeños aparentemente son muy agresivos durante el juego. Empujan a los demás y les arrebatan los juguetes, causando el llanto de los niños y la consternación de los padres de ambas partes. Es importante entender la diferencia entre agresión en el contexto del juego y asertividad. En ocasiones es difícil distinguir dónde comienza una y termina la otra.

- La agresión significa infringir el territorio de otro.
- La asertividad implica la protección del territorio que el niño considera propio.

Que Hacer
-Puedes dejar que tu hijo se guíe por la Ley de la Jungla: el que empuje más fuerte y arrebate más se queda con los juguetes. Para el agresor; éste es el escenario ideal. Pero el bebé más pasivo posiblemente se retraerá del juego social, ya que no puede manejar la agresión o responderá al retador y devolverá la acción. El fuerte aprende que la agresión es la manera correcta de actuar; mientras que el suave aprende que la gentileza no sirve de nada. Es preferible buscar un punto medio.

- EI pequeño no comparte por naturaleza. Para él, sujetar un juguete significa poseerlo y no lo soltará a menos que gane otro a cambio. Aunque no es recomendable controlar el juego del niño, es posible monitorear el escenario. Si bien la etapa de aprehensión hacia un juguete es una fase normal y pasajera del juego, puedes ayudarlo a disminuir la frecuencia de los conflictos:

- Elige a los compañeros de juego. La combinación de dos agresores terminará en pelea. En todo caso, siéntate en medio de ambos y muéstrales que jugar tranquilamente es más divertido.

- Actúa como referí. En ocasiones, tendrás que ser intermediario, dándole a cada niño un juguete, y avisándoles cuando sea tiempo de intercambiar: O pon un reloj de alarma que señale cuando termina cada turno.

- Modela la gentileza. Si el niño está aventando carritos, muéstrale cómo jugar con ellos: Este carrito es para rodarlo asi”.

- Haz fiesta de traje (traje mis juguetes). Si hay alguna dificultad para compartir; pídele a los padres de otros niños que traigan algunos juguetes cuando vengan de visita: cada niño querrá jugar con los del otro y comprenderán la ventaja de compartir: 

- Enséñale cómo dar y tomar objetos sin arrebatar. Cuando quieras algo, pídele que te lo dé. Muchos niños no objetan compartir, lo que les molesta es que se les arrebaten los juguetes.

Escupe Su Comida
El niño de entre uno y dos años de edad puede desarrollar el hábito de escupir la comida que tiene en la boca. Aunque sospechas que lo hace para jugar o que se trata de una pequeña travesura por la forma en que sonríe y te busca, tienes tus dudas acerca de este comportamiento.

Que Hacer
Es completamente normal que un niño escupa a esta edad. Los bebés experimentan distintas texturas, pero también quieren observar la reacción de mamá. Se trata de una especie de juego para ellos, aunque los padres no lo vean así. Pero si se está convirtiendo en un hábito, puedes quitarle el plato hasta que esté listo para comer adecuadamente. El niño está aprendiendo sus límites y las consecuencias de lo que hace.

-No refuerces la mala conducta de tu pequeño haciéndole caso. No sonrías, lo voltees a ver, ni le hables, hasta que tu pequeño se detenga.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...