¿Cuál es el Momento Oportuno para que el Bebé pase de la Cuna a la Cama?

Muchas inquietudes surgen en los padres con respecto a las horas de sueño y cómo debe dormir el bebé. Sin embargo, transcurridos los meses esas preocupaciones se disipan y surge la interrogante de cuándo debe el bebé dejar de dormir en la cuna para pasar a dormir en la cama.

Según los especialistas, cerca de los 18 o 20 meses de vida, el niño ya se encuentra preparado para comenzar a dormir en la cama y abandonar la cuna. A esta edad, el niño inicia la adquisición de su autonomía y a reconocer que hay cosas que ya puede hacer solo y que le dan confianza en sí mismo.

Dormir en una cuna con barandas da al niño la sensación de estar atrapado, sin contar con esa libertad de movimiento que experimenta durante el día. La inseguridad al dormir en esta etapa se da por sentirse encerrado, sin la posibilidad de bajarse de su cuna ante el propio deseo. Por esas causas es que algunos niños suelen despertarse durante la noche, añorando la presencia de los padres por esa sensación de inseguridad.

La función de seguridad que cumplen las barandas de la cuna del pequeño es marcar los límites de la cama y acostumbrarlo a ellos para que esté preparado una vez lo cambies a dormir a la cama, por ello, un primer paso de adaptación sería bajar las barandas para el niño vaya adaptándose al espacio.

Es normal, y por ello debemos ser cuidados, que los primeros años de vida el pequeño se caiga de la cama, pero con el transcurrir del tiempo su sistema nervioso perceptivo se adaptará a este nuevo espacio sin límites. Por ello es recomendable que una vez elimines las barandas o lo pases a dormir en cama, uses elementos como almohadas o almohadones para evitar las caídas, o colocar colchonetas alrededor de la cama donde dormirá el bebé para que sirvan en la amortiguación en caso de cualquier caída.

Además, los padres deben tomar precauciones extras cuando ya el bebé duerme en cama y además sabe bajarse solo de ella, en especial si la casa tiene escaleras o desniveles. Si el niño está acostumbrado a dormir en su habitación, y si durante la noche se despierta por algún motivo, llorará o llamará a sus padres. Es fundamental que ante esta situación los padres acudan siempre al cuarto del niño y no llevar al niño a la habitación de los padres, pues retrocederán en el proceso de adaptar al niño a dormir solo.

En el caso erróneo que el pequeño duerma con los padres y estás pensando en pasarlo a dormir en su cama, lo correcto será adaptarlo a dormir en la cuna, posteriormente quitar las barandas y adaptarlo a dormir sin ellas, y finalmente la cama, pues de no hacerlo así cada noche llorará para volver al lugar en cama de los padres.

Si el Bebé Duerme con los Padres…

Se pasan a la noche a nuestra cama, no quieren dormirse solos, se duermen con nosotros, dormimos incómodos, a veces nuestra pareja se pasa al cuarto del nene, se van cerrando espacios para la intimidad de pareja, estamos cansados, fastidiosos, nos enojamos, les gritamos, los dejamos quedarse…

Mientras que para los Pequeños…

La hora de dormir implica entrar en el mundo de los sueños, despedirse de las cosas y personas que los contienen; quedan excluidos del espacio de los adultos y entran al mundo de la noche. A veces es difícil pasar a este estado por eso demoran el momento. Necesitan de la presencia de los padres para sentirse acompañados.

Todas estas situaciones pueden derivar en el acostumbrado temor de los niños a dormir solos, a la oscuridad, a los ruidos nocturnos, entre otros.

Lo que los Padres no Deben Olvidar…

La hora de ir a la cama es un momento de descanso y relajación por excelencia, ver una película, leer un libro o aprovechar el espacio para la intimidad de pareja. Pero hay casos en los que la inseguridad por el bienestar del pequeño o el no querer separarnos de él nos lleva a meterlo en nuestra cama como parte de lo que creemos es una solución, cuando realmente se convertirá en un problema. En el momento que nos suceda eso debemos analizar nuestro entorno y ver si estamos incluyendo al bebé en nuestra cama por problemas con la pareja, porque no sentirnos solos, o por el contrario nos sentimos débiles frente al infante y nos cuesta poner límites; de ser así debemos recordar el lugar que cada miembro de la familia debe ocupar en casa y tomar los correctivos, recuerda que el hecho de que tu bebé duerma solo es parte del proceso de independencia primaria que debe vivir.

Es normal que en ocasiones nos cueste separarnos del bebé, en especial si no lo vemos en todo el día pero debes tener en consideración que la hora del sueño no es el momento que más te permitirá compartir con él. Pon en práctica estos simples consejos y verás como contribuirás a un mejor desarrollo, no solo de tu pequeño, sino familiar. Incluir a nuestros hijos en la cama puede convertirse en un gran problema familiar.

  • 1/1
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...