De la Cuna a la Cama

  • 5/22/2008 10:06:55 PM
  • Bebe

Alrededor del año y tres meses la cuna se le hace pequeña al bebé; se siente como un gigante en ese espacio y necesita un nuevo lecho donde dormir. A esa edad, los niños se salen de la cuna, están obstinados porque se sienten reprimidos, y buscan su independencia. El momento para sacarlo de la cuna es cuando pueden salirse de ella, indica el pediatra y especialista en conducta y desarrollo infantil, Tony Manrique. Así como aprender a caminar o hablar, dejar la cuna forma parte del crecimiento del bebé y su desarrollo individual indicará cuándo es el momento adecuado para abandonarla.

ELEGIR LA CORRECTA

Aunque no existe una cama perfecta, la mejor es aquella donde el niño se sienta cómodo y seguro. Por ello, no debe poseer esquinas filosas, ni ser muy alta para evitar que el infante se caiga y se golpee. Además, se deben buscar las que tengan cabeceras sin barrotes, porque los pies o manos del niño pueden quedarse atascados allí, así como se recomienda colocar barandas a los lados de la cama para prevenir caídas.

POCO A POCO
El paso de la cuna a la cama es un proceso que debe realizarse gradualmente; por ejemplo, el niño puede empezar por dormir siestas en su nueva cama, para que luego de unos días, descanse toda la noche allí.

Por otra parte, Manrique aconseja que el infante sustituya la cuna, primero, por una cama-cuna, y si se sale de ésta, la siguiente opción es mudarlo a una cama, no sin antes colocar una rejilla en la puerta de su cuarto, de modo que no deambule por toda la casa y se encuentre con objetos peligrosos.

Un osito u otro objeto transicional puede hacer que abandonar la cuna sea más agradable para el pequeño, además de que lo tranquiliza, según Manrique. Si el niño no puede dormir solo porque presenta terrores nocturnos –desde los dos hasta los cinco años la línea que divide la realidad de la fantasía es mínima, por eso es más sencillo que a esa edad crean en brujas y monstruos–, los padres deben abrazarlo y calmarlo, pero luego retirarse a su cuarto y dejarlo con la compañía de un peluche, pañal, almohada o cualquier otro objeto con el que esté familiarizado y lo calme. Si es muy difícil que se tranquilice y la situación es recurrente, deben acudir a un especialista.

Tomado de Guiainfantil

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...