El Deporte en Los Niños

El cumplimiento de los horarios y de las normas desarrolla la disciplina y, como si fuera poco, contribuye a la socialización, a la autoestima y a la resolución de conflictos.

Para Tener en Cuanta
Si bien los hábitos deportivos que se adquieren durante la infancia ayudan a que el adulto sea más activo y saludable, su práctica no puede constituir un motivo de imposición por parte de los padres, a quienes se les recomienda no obligar ni forzar al niño. En este sentido, los pequeños deben encontrar un deporte que realmente les guste y con el cual se sientan plenamente identificados. Lo mejor es empezar con una actividad divertida, tomada como un juego, en lo posible en grupo e interacción con sus amigos. En la etapa inicial es necesario ser flexibles con los tiempos y espacios, pues adaptarse y seguir el ritmo puede ser un poco difícil. Antes de elegir la disciplina, es importante tener en cuenta el estado físico del menor, sus antecedentes médicos, y consultar al pediatra en caso de que sufra alguna afección de tipo óseo, muscular, coronario o respiratorio. Así mismo, hay que considerar que cuando el infante adquiere el hábito del deporte, requiere aumentar la cantidad de proteínas, carbohidratos y líquidos que consume, siempre atendiendo la recomendación de un especialista.

La Mejor Opción
Después de detectar los gustos y las habilidades del niño, hay que tomar en consideración la opinión de los expertos, quienes aconsejan deportes de equipo a pequeños que les guste interactuar. Si se trata de menores con un carácter inquieto o con falta de atención, la natación o el atletismo son una buena opción, y para aquellos perfeccionistas, nada mejor que la gimnasia, el tenis o las artes marciales.

Natación
Es una de las actividades más completas y una de las preferidas por padres e hijos. Por medio de esta disciplina se ejercitan los músculos, se trabaja la circulación y se amplía la capacidad del sistema respiratorio. La natación desarrolla en el infante la independencia y la autoconfianza.

Futbol
Es ideal desde los 5 años de edad, aunque otros consideran que es a partir de los 7 cuando se debe iniciar el entrenamiento. Además de mejorar la capacidad cardiovascular y aumentar la potencia muscular de las piernas, estimula la velocidad de reacción y la visión periférico. El popular deporte también ayuda a reforzar la socialización, el trabajo en equipo y la disciplina.

Tenis
Es considerada una de las prácticas deportivas más saludables que existen. Quienes son aficionados a ella desarrollan velocidad, fuerza muscular, agilidad, flexibilidad, sin olvidar el sentido competitivo, la seguridad y el esfuerzo.

Equitación
Es perfecta para niños con dificultades de concentración y para aquellos que muestran pasividad o baja autoestima. Gracias al entrenamiento, el caballo se convierte en un aliado que les brinda a sus jóvenes jinetes seguridad, confianza y dominio propio.

Gimnasia
Esta disciplina plástica estimula la capacidad perceptiva, el equilibrio, la flexibilidad y la fuerza; brinda a los niños seguridad y confianza en sí mismos. Además de ser un pasatiempo divertido, desarrolla la independencia y el sentido de la disciplina. Las niñas pueden iniciarse en esta actividad a los 4 años y los niños, a los 5.

Patinaje
Mediante este deporte, los niños aprenden a manejar las caídas, una de las mayores bondades de esta disciplina, sin desconocer otras, como el desarrollo del equilibrio y de la coordinación. Activa la circulación y fortalece los pulmones. Recomendada desde los 6 años.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...