Haz Feliz a Tu Bebé desde Ya!

No importa lo poco entusiasta que estés; siempre te sentirás más positiva después de haber hecho algo de ejercicio físico. Esto se debe a que al moverte liberas las hormonas del bienestar, las endorfinas, que pasan a través de la placenta, de forma que el bebé también se sentirá bien. Además, puedes acunar a tu bebé en el seno materno. Él se mueve y balancea en el líquido amniótico, y cuando contraes los músculos abdominales, sentirá como un pequeño masaje. Así que obtiene todos los beneficios del ejercicio sin realizar ningún esfuerzo (¡qué suerte!).

Azúcar y Especies

¿Nunca tienes suficiente helado, bollos o chocolate? No eres la única. Tu bebé también siente una preferencia marcada por el sabor dulce, y cuando tú ingieres algo azucarado, el líquido amniótico se impregna de ese sabor, de forma que él también lo saborea. También podrá degustar tus platos favoritos, sobre todo el ajo y el picante, que hacen que el líquido amniótico tenga un sabor más fuerte. Y una vez que nazca podrá degustar algo de tu última comida a través de la leche materna, y preferirá los sabores a los que se ha acostumbrado en el seno materno, ¡aunque no echará de menos todos esos pepinillos que has comido!

¡Que Sexy!

Si has estado evitando las relaciones por temor a ocasionar algún daño al bebé, deja de hacerla. No sentirá lo que está ocurriendo, sino que además disfrutará de los movimientos rítmicos de tu cuerpo y se relajará cuando tengas un orgasmo (no te preocupes, no te pondrás de parto, salvo que ya hayas salido de cuentas) debido a la corriente de hormonas que atraviesa la sangre rápidamente. Además, es muy probable que una vez que nazca el bebé no puedas disfrutar tanto de una vida sexual (¡ni tengas ganas!).

Primer Contacto

Existe una explicación biológica de por qué no puedes quitarte las manos de encima de tu tripa: es tu instinto de vincularte con el bebé. Puede sentir tu contacto y pronto lo reconocerá y responderá al roce de tus manos y de las de tu pareja. Es la primera base de esa relación que construye entre los dos, ya algunos bebés les gusta tanto estas caricias que apoyan sus manos y sus pies en la tripa, como si quisieran un masaje.

Es Bueno Hablar

Hablar con tu bebé antes de que nazca podrá parecerte un poco estúpido, pero le encanta que te comuniques con él desde ya. Puede distinguir tu voz de la de otras personas, y su ritmo cardíaco se ralentiza y se siente más tranquilo cuando te oye. A los bebés también les gusta la música con ritmos repetitivos y fuertes, así que ponle tu canción favorita todos los días. ¡Incluso puedes usar un método como Firstart si te lo tomas muy en serio! Distintos estudios han demostrado que reconocerá esas melodías tras el parto, y puede que incluso se calme al escucharlas.

Y Relájate!

Todos vivimos inmersos en el estrés, pero ten en cuenta que tu bebé sabe cuándo estás tensa: su ritmo cardíaco aumenta y sus pautas de movimiento cambian. Algunos estudios sugieren que las madres angustiadas o muy estresadas tienen bebés más pequeños y más propensos a la hiperactividad. Por otro lado, si te calmas y te tranquilizas, le estarás ayudando a desarrollarse y le proporcionas un ambiente de calma. Es una buena excusa para descansar...

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...