La Consciencia Corporal Es Importante

Cuando los bebés nacen, apenas presentan movimientos reflejos, es decir, movimientos involuntarios que efectúan sin consciencia.

Entre dichos reflejos se cuentan la succión (mover la boca para alimentarse), búsqueda (cuando alzan y mueven la cabeza como si quisieran encontrar algo o a alguien), presión palmar (manitos cerradas) y tónico cervical asimétrico o “reflejo del esgrimista” (cuando son volteados, doblan un brazo de tal forma que adoptan la postura de los deportistas del florete), entre otros.

Estos reflejos deben integrarse al repertorio de movimientos y posturas conscientes de bebé durante los primeros cuatro meses de vida, de allí la relevancia de ofrecerles estimulación como la que se brinda en el servicio “Una vez cada vez” del Centro de Estimulación Crecer Contigo.

En “Una vez cada vez” se apoya la creciente y paulatina consciencia corporal del bebé, a través de un conjunto de técnicas para fortalecer la adecuada estructuración de los sistemas psicomotor, senso-perceptual y cognitivo del bebé, teniendo como base fundamental, su adecuado desarrollo, a la par de convertir este proceso en un espacio de intimidad, amor y juego entre madre e hijo.

Este planteamiento es subrayado por Marisol di Fede, terapeuta ocupacional formada en el Colegio Universitario de Rehabilitación May Hamilton, quien trabaja en el área pediátrica desde hace seis años, ocupándose tanto de bebés sanos como discapacitados. Di Fede es integrante del equipo de especialistas del Centro de Estimulación Crecer Contigo desde su apertura, y es facilitadota de “Una vez cada vez”.

Señala Marisol di Fede que los primeros cuatro meses de vida del bebé son vitales para brindarle estimulación orientada hacia la toma de la consciencia corporal, lo que significa “hacer que poco a poco los movimientos del pequeño sean conscientes y no involuntarios”.

En “Una vez cada vez”, además de enseñarle a mamá herramientas que le indican cómo apoyar el proceso evolutivo del bebé a través de ejercicios sencillos que pueden realizarse hasta en casa, se enfatiza la idea de “que cada bebé marca la pauta. Es vital respetar la individualidad de cada niño, dejando que cierren sus ciclos de desarrollo a su ritmo, sin aceleramientos”, dice di Fede, quien agrega: “De esa manera las mamás caen en cuenta de que si el bebé no rola, no se voltea, no puede sentarse, así como debe gatear antes de caminar, porque ya se ha comprobado que los chicos que se brincan la etapa del gateo, posteriormente presentan problemas de disociación que les afecta el aprendizaje de ciertas materias como las matemáticas”.

Consciencia corporal para bebés grandes
Además de los primeros cuatro meses, la consciencia corporal es relevante para los bebés entre los 1 y 2 años. Con ellos, comenta Marisol di Fede: “se trabajan los patrones de movilización y la parte motora, es decir, la motricidad gruesa y la motricidad fina, además del área cognitiva y sensorial”.

Con los bebés “grandes” se efectúan juegos que los invita a moverse. Se les dan órdenes sencillas, se inicia la enseñanza de los colores, las figuras geométricas simples y se les colocan actividades de encaje y ensartado, por ejemplo. “De esa forma se les prepara para el maternal, ayudándolos a adquirir destrezas prematuras que posteriormente les brindará un mejor desenvolvimiento en el kinder”, comenta di Fede.

Lo más interesante de todo este proceso es que los padres fungen de cofacilitadores, por lo que además del estímulo en sí, se favorece el estrechamiento de los vínculos afectivos a través del relajamiento y el ambiente de cariño que produce una mejor interacción con el bebé.

Para obtener mayor información sobre el servicio permanente “Una vez cada vez”, así como sobre los demás talleres dictados por el Centro de Estimulación Crecer Contigo, se recomienda visitar el site:
www.crecercontigo.com.ve o por los teléfonos 285.65.54 / 395.63.51.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...