La Dentición

¿Qué es?
La dentición es el nombre dado al periodo en que los dientes de leche de tu bebé empiezan a salir a través de las encías. Y aunque es una parte natural del desarrollo de tu bebé, no siempre es una etapa fácil e indolora. Mientras algunos bebés no tienen ningún problema con la dentición, otros se muestran llorosos e irritables, les cuesta dormirse y tienen las encías irritadas y enrojecidas. Muchos padres se desesperan cuando la dentición trastoca la rutina de las comidas.
Normalmente, los dientes inferiores frontales empiezan a salir cuando el bebé tiene alrededor de 6 meses, aunque en algunos casos empiezan a verse antes y en otros, después. La mayoría de los niños tendrán alrededor de ocho dientes cuando lleguen a su primer cumpleaños.
Los primeros cuatro (frontales) - conocidos como incisivos – son planos y afilados y tienden a hacer menos daño al salir que los que vienen después. Las primeras muelas (los dientes de atrás) empiezan a salir alrededor de los 12 meses, seguidos de los caninos (junto a los incisivos laterales) entre los 16 y los 18 meses. Normalmente, todos los primeros dientes han salido a los 2 años y medio de edad.

¿Cuáles son los síntomas?
El lloriqueo y la irritabilidad muchas veces se adelantan a la llegada de nuevos dientes. Babear, querer morder los objetos, mejillas ruborizadas y encías que parecen irritadas son también muy comunes en los niños cuando les están saliendo los dientes. Pero si tu bebé tiene diarrea o una fiebre más alta que 38°C deberías pedir una cita con tu médico, pues al contrario de lo que se cree, estos no son síntomas de la dentición.

¿Qué puedes hacer?
La mayoría de las veces, todo lo que se necesita es un poco de cariño. Si no, hay otros métodos a probar. Los aros de goma y mordedores para la dentición le dan a tu bebé algo seguro para morder que puede ayudar a calmar sus molestias y también distraerlo del dolor. Algunos se pueden enfriar en la nevera, pero no en el congelador, porque cualquier cosa demasiado fría puede dañar a las encías de un bebé. Luego están los geles, que contienen un anestésico suave y pueden dormir la zona. Algunos expertos también recomiendan los gránulos homeopáticos para la dentición.

¿Cuándo deberías empezar a lavarle los dientes a tu bebé?
Dos veces al día, en cuanto salgan. Utiliza un cepillo de dientes para bebés y una pasta de dientes apta para la edad de tu hijo. Lo más probable es que quiera coger o morder el cepillo al principio, pero persiste y conviértelo en parte de su rutina diaria. Lleva a tu hijo a un dentista lo antes posible, alrededor de los 3 años, cuando se encuentra completa la erupción primaria, y llévalo contigo cuando vayas a tus revisiones para que se acostumbre al ambiente. Si antes de esa edad detectas alguna anomalía, consulta con el especialista.

¿Cuándo deberías llevarlo al pediatra?
Tú conoces a tu bebé mejor que nadie. Si su comportamiento parece raro, o sus síntomas son severos o te preocupan, busca consejo médico.

¿Sabías que…?

Las caries pueden aparecer también en los bebés
. Las denominadas caries del biberón afectan a los dientes de leche desde los 6 meses hasta los 4 ó 5 años. Hábitos como el consumo excesivo de líquidos azucarados, impregnar el chupete en azúcar o dormir con el biberón pueden provocar caries en los más pequeños.

Chuparse el dedo o abusar del chupete puede afectar al desarrollo de la posición de los dientes permanentes
. Si el pequeño se chupa el dedo presionando la raíz del diente, ocasiona una mala formación del maxilar superior y provoca que los dientes superiores salgan hacia fuera.

Debes cepillar los dientes desde el primer día. Aunque sólo tenga un diente, es necesario lavarlo con un cepillo suave para prevenir futuros problemas bucodentales.

Es necesario crear una rutina para que el niño te familiarice con la higiene dental. Se aconseja que los padres compartan este momento con sus hijos al mismo tiempo que les enseñan cómo limpiarse los dientes, siempre de forma divertida.

Tomar leche diariamente ayuda a tener unos dientes fuertes. La leche o productos lácteos, además de contribuir a la formación del esmalte, también contienen múltiples proteínas que ayudan a desarrollar unos dientes fuertes y a prevenir las caries.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...