Las Claves del Gateo

Nos pueden surgir muchas preguntas en torno a este tema ¿Es bueno que los niños gateen? ¿Y es normal que no lo hagan? ¿A qué edad lo suelen hacer? ¿Será más listo un niño que gatea? ¿Es malo que ande directamente? Así, conocer qué es lo que denominamos gateo, por qué se produce y cuándo, y los potenciales beneficios que puede producir nos va ayudar a resolver nuestras dudas.

¿Qué es el gateo?
Es el nombre con el que comúnmente se conoce uno de los llamados desplazamientos autónomos iniciales, que no son otra cosa que las formas de desplazarse que puede adoptar un niño antes de adquirir la capacidad de andar.
Este desplazamiento inicial puede realizarse de muchas maneras, algunas de ellas muy divertidas, corno puede ser con la espalda en vertical, sentados y, como sucede en muchos casos, andando con el culete.
Otros prefieren hacerlo con la espalda situada de forma paralela al suelo. Y así, algunos se desplazan con el cuerpo completamente pegado al suelo (por ejemplo, reptando o rodando) y otros lo hacen con la barriga despegada del suelo, es decir, lo que habitualmente conocemos corno gateo.
Y aunque estos gateadores son clara mayoría (un 82 por ciento de los lactantes lo hacen en algún momento), hay un 18 por ciento de niños que no lo hacen nunca, y de hecho un siete por ciento de los lactantes no realiza ninguno de los anteriores desplazamientos, de forma que directamente, un día se ponen a andar como quien no quiere la cosa... ni reptan ni ruedan ni nada.
Directamente, se ponen de píe y, en poco tiempo, a andar.
Otro aspecto importante es recordar que de los niños que gatean, unos pocos pueden empezar a hacerlo a partir de los ocho meses, pero lo habitual es verlos gatear a partir de los 10, así que no debe preocupar sí empiza un poco más tarde que otros niños.

¿Y si mi niño no gatea?
En principio no hay por qué preocuparse, pues no todos los lactantes lo hacen. En todo caso, las revisiones con el pediatra determinarán si existe algún motivo de preocupación en el hecho de que el niño no gatee, pues es la persona que debe siempre evaluar el correcto desarrollo de nuestros hijos.
Por lo tanto, si bien el gateo es una etapa habitual del desarrollo de la mayoría de los lactantes, el hecho de que no se presente no debe considerarse como una anomalía siempre que el desarrollo psicomotor del niño sea acorde con su edad. Esto deberá ser evaluado por el pediatra, que valorara si el tono muscular y capacidades del niño son las adecuadas para su edad, independientemente de si gatea o no.

¿Existe relación entre gatear y andar?
Parece que sí, pero únicamente en la posibilidad de intuir la edad de adquisición de la marcha autónoma, es decir, el momento de poder andar por sí mismo.
Así, parece que los niños que antes andan son los que directamente se ponen de pie; estos se sujetan ya solitos a los nueves meses, y caminan solo sabre los 11.
Los que previamente pasan por el empiezan a ponerse de pie entre los nueve y los 10 meses, pero andar les cuesta un poco más: lo consiguen sobre los 13 meses.
Los que peor llevan lo de andar solitos son los que se dedican a reptar, rodar o andar sobre el culete, pues se sujetan de pie después del año de vida, y empiezan a caminar de forma independiente entre y los 20 meses de edad. En ningún caso esto presupone ninguna anomalía, pero esto es algo que siempre deberá ser observado por el pediatra en las consultas de revisión.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...