Lee y disfruta de la lectura

Pasar un buen rato con un buen libro es uno de los mejores placeres de la vida. Y a pesar de que tu pequeño no sabrá leer más que cuatro palabras hasta que cumpla los cinco o seis años, cuanto antes le introduzcas en el mundo de la lectura, mejor desarrollara esta habilidad en el futuro. Según los expertos, cultivar el placer de la lectura de tu hijo estimulara muchas de sus habilidades mentales.

Muchos niños disponen de poca habilidad y conocimiento del lenguaje para comunicarse; leer con ellos les ayudara a mejorar sus dificultades a la hora de conversar. De esta manera, empezaran el colegio predispuestos a leer libros.

Leer no solo les ayudara a comunicarse. Los niños que aprenden a disfrutar de la lectura muestra también mas habilidades en matemáticas. Además, si se acostumbran a leer, con él tiempo ello les ayudara a concentrarse y escuchar. Pero lo más importante es que ¡leer es divertido! Al compartir un libro con tu hijo, estas compartiendo con el un momento especial; esto es bueno para crear lazos afectivos y te permite disfrutar de un momento de tranquilidad junto a él.

Escoger un libro

Es muy importante el tipo de libro que escojas. A los niños les gustan los libros con imágenes y colores, así que escoge un libro de este tipo. Si tu hijo tiene menos de dos años, mejor que escojas un libro con frases repetitivas y rimas o uno con muchas imágenes y nada de texto (los libros sin texto son entretenidos, ya que permiten que tú y tu pequeño inventen su propia historia).

Los niños un poco mayores serán capaces de entender libros con un poco de texto, pero no les obligues a pasarse toda la tarde con un libro; poco a poco, al principio solo querrán estarse cinco minutos leyendo.

¿Estás a gusto?

Leer con tu pequeño puede despertar tu “impresionismo”; si, suena estúpido, pero mientras los entretienes poniendo voces graciosas al leer y haces sonidos de animales, vas a hacerle reír y llamaras su atención. Utiliza una voz lenta y suave para empezar la historia y hacer que se interese por ella. Mientras estés leyendo, sujeta el libro de manera que el pueda ver las imágenes, señálalas de vez en cuando, incítalo a hacer ruido de los animales que salen en cada imagen del libro y felicítalo si acierta...

Si tu hijo es un terremoto y nunca para quieto, escoge un libro que llame la atención de su carácter salvaje y aventurero. Busca libros que le hagan hacer cosas a él y en los que pueda participar de una manera más activa que sentarse a escuchar como tu lees; al final, va terminar escuchando la historia y disfrutando del libro sin darse ni cuenta.

Haz que escoja buenas costumbres

Cuando más le leas tu hijo mas se va a beneficiar de ello. Todas las madres están ocupadas con miles de cosas que hacer, pero intenta no ver la lectura como una tarea más. Piensa en ello como la posibilidad de sentarse y relajarse, aunque solo sea durante cinco minutos.

No cabe duda de que los padres también pueden leer para sus hijos. Muchos padres suelen incorporar como ruina el contarle un cuento a sus hijos antes de ir a dormir; pero si a esa hora tu pequeño está demasiado cansado para cuentos, intenta acostumbrarle a la lectura cada día después de comer, antes del baño o cuando creas conveniente. Pero, nunca pienses que la lectura solo es cosa de unos momentos del día determinados, puedes servirte de ella para calmarlo; también estate dispuesta a contarle una historia cuando el quiera que lo hagas.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...