Los Primeros pasos del Bebé: con Calma y sin Prisa

Una de las etapas más hermosas pero más estresantes para los padres es la del inicio del andar del bebé. Generalmente esta inicia alrededor de los 12- 13 meses, y los especialistas la consideran normal hasta los 15 meses. Pero la verdad, todo el proceso de aprendizaje para caminar, requiere de un acompañamiento de los padres, además de conocimiento y mucha paciencia para que el niño se sienta en confianza y motivado.

¿Cuándo es la Hora de Caminar?

Si tu bebé se ha puesto de pie, agarrado de algún mueble o la cuna y lo ha hecho incluso antes de gatear, no implica necesariamente que ya está listo para caminar. Esto es parte de un ejercicio que todos los bebés experimentan pues les encanta sentir el suelo bajo sus pies, con ello fortalecen sus piernas y glúteos, y ciertamente se preparan para andar.

Los bebés deberían desplazarse en cada momento de la forma en que puedan hacerlo por sí mismos. Y no es un castigo, sino una oportunidad, un voto de confianza. En realidad, tampoco nos necesitan para andar. Estudios revelan que la ayuda que los padres creemos ofrecerles se convierte en una traba que les dificulta alcanzar la autonomía y postura correcta para caminar.

¿Es Necesario que mi Bebé gatee antes de Andas?

El gateo, normalmente la etapa anterior a andar, suele parecernos una etapa peligrosa y antihigiénica porque requiere que el bebé esté todo el día en el piso. Muchos la consideran una etapa previa al caminar y al mínimo intento de andar queremos impulsar al pequeño a hacerlo. Lo correcto es dejar que el bebé gatee todo lo que sea necesario pues no solo es un trámite para luego caminar sino que genera beneficios neurológicos estupendos para él.

El gateo estimula la musculatura paravertebral (además de abdominales y lumbares), dos potentes haces de fibras a ambos lados de la columna que le ayudarán a mantenerse erguido. Gateando se fortalecen las piernas, cuyas rodillas y caderas sufren las consecuencias si el niño anda sin estar preparado. Además y, sobre todo, se conectan por primera vez de forma explícita los dos hemisferios cerebrales gracias al movimiento cruzado de brazos y pernas típico del gateo.

Si tu bebé no gatea, y pasa directo a la etapa de caminar, no te preocupes o pienses que algo anda mal. No necesariamente debe ser así, sin embargo consulta a su pediatra y siempre estimúlalo a gatear.

Zapatos, ¿Beneficiosos o No?

Otro gran error es pensar que el bebé anda gracias a los zapatos. Una gran suela puede sostenerlo de pie y, si le agarra el tobillo, pensamos, va más seguro. Pero no es así y hoy en día está totalmente desaconsejado. De hecho, se recomienda que el bebé empiece a andar descalzo o con calzado que se parezca a estar descalzo, es decir, que permita al pie en cada paso hacer todo el recorrido (desde el talón al dedo gordo), en lugar de tener que dar pasos en plancha.

Si el bebé no es capaz de mantenerse de pie sin zapatos, sobre sus apoyos, entonces no está preparado para sostenerse. El refuerzo del zapato es contraproducente en un pie inmaduro: si el zapato sujeta el tobillo, este se debilita, deja de hacer parte de su función y más tarde tendremos un tobillo débil, tendente a esguinces. Todo lo que hace el zapato deja de hacerlo el cuerpo.

Y si el Niño quieres estar Todo el Tiempo de Pie

Ocurrirá si en nuestra familia hay alguien siempre presto a cogerlo de la mano y acompañarlo. No ocurrirá si al bebé le queda claro que, para llegar allí, ha de hacerlo por sí mismo. De esta forma le ayudamos a construir una autoestima sana y le estamos dando un voto de confianza.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...