Objetos que Consuelan

El mundo puede ser un lugar que da bastante miedo cuando eres diminuto, o sea que no resulta sorprendente que muchos bebés y niños tengan un objeto de consuelo favorito para sentirse más seguros. ¿Pero por qué nuestros pequeños quieren tanto a sus muñecos, a trozos de ropa elegidos al azar y a sus juguetes desgastados? ¿Y qué tienes que hacer si tu hijo se vuelve un adicto?

Chuparse El Pulgar
Cerca del 80% de los bebés chupan sus pulgares -incluso los fetos lo hacen dentro de la tripa de sus madres-. Esto libera endorfinas (hormonas de la felicidad), logrando que tu bebé se sienta tranquilo y consolado. Y, claro está, el dedo de tu hijo no necesita ser esterilizado y no se perderá durante la noche o se caerá sobre el asfalto.

Sin embargo, chuparse el dedo es una mala noticia para los dientes de tu pequeño. Entre los 3 y los 5 años, muchos niños que se chupan el pulgar suelen tener un agujero notable entre los dientes, lo que puede afectar el crecimiento de la mandíbula y la posición de los segundos dientes cuando salgan.

Resulta todavía más difícil curar a un niño que se chupa el pulgar que a un adicto del chupete porque no puedes arrancarle el dedo (¡obviamente!). Muchos niños rompen con ese hábito gracias a una lista de recompensas; otros necesitan medidas más duras, como ponerles yeso o esmalte encima de sus uñas para que no se las coman. Pero muchos pierden este hábito al crecer, y sólo un 15% de los niños de 4 años todavía siguen chupándose el pulgar.

Pañuelos
Como objetos de consuelo, los pañuelos y las muselinas son perfectos -se pueden llevar a todos los lados, se lavan con facilidad y no le hacen ningún daño a los dientes- Numerosos bebés eligen objetos de consuelo con texturas suaves y olor familiar, como las fundas de las almohadas o incluso el camisón de su mama. Los objetos consoladores de tu hijo le ayudan a sentirse seguro, tranquilo y feliz, o sea que no le desanimes, no importa lo roto y desgastado que parezca. Los pañuelos se pueden llevar a todos los lados y no provocan ningún daño a los dientes

Su Juguete Favorito
Al principio, tu recién nacido apenas notaba los numerosos peluches que ocupaban su cuna. Pero luego, no sé sabe cómo, se obsesionó de repente con un oso o un conejo en particular. Muchos bebés eligen su propio objeto consolador hacia los 6 meses de edad. Los objetos de consuelo son geniales cuando mamá no está cerca, pero compra más de uno, ¡hemos tenido más de una perdida!

Chupetes
Los bebés tienen la necesidad biológica de succionar para sentirse tranquilos y los expertos dentales prefieren, generalmente, los chupetes a que se chupen el pulgar. Mientras que elijas un chupete ortodóntico y que le quites a tu bebé esta costumbre entre los 6 y los 12 meses, no existen evidencias importantes de que padezca problemas a largo plazo. Pero, ¿qué pasa si tu hijo es adicto al chupete durante sus años de infancia? Los chupetes pueden causar problemas en el desarrollo del habla, o sea que es un hábito que hay que romper lo antes posible. El hada de los chupetes es una solución popular, haciendo desaparecer rápidamente los chupetes durante la noche y dejando un regalo especial en su lugar.

Si la dependencia al chupete parece ser desproporcionada, una retirada gradual también puede funcionar, limitando primero el uso del chupete al interior de casa, luego sólo para ir a dormir, antes de quitárselo definitivamente; un proceso lento, pero quizás menos doloroso.

Biberones
Los biberones son, en primer lugar, un medio para lograr un fin -una manera de darle ese delicioso líquido blanco a tu bebé-. Pero muchos niños están más enamorados del biberón que de la leche que hay dentro.
Los dentistas y los profesionales de la salud avisan de que los bebés tienen que dejar los biberones y sustituirlos por tazas hacia los 12 meses, porque los líquidos fluyen más despacio de los biberones. Si los dientes se bañan en la bebida durante mucho tiempo pueden cariarse. Las únicas bebidas que pueden darse en un biberón son la leche y el agua -nunca los zumos- y no dejes nunca que tu hijo se duerma con el biberón.

Lactancia materna
Quizás sea por la dulzura de tu leche, por las hormonas mata dolores o sólo por la intimidad física, pero darle el pecho a tu bebé es una fantástica fuente de consuelo. Pero mientras que es un alivio saber que eres capaz de tranquilizar y curar todas las dolencias de tu bebé con el simple clic del asa del sujetador maternal. no dejes que tu hijo se vuelva dependiente del pecho para dormir -un bebé que es amamantado para dormir todas las noches también esperará que le den el pecho cuando se despierte de noche, sin tener en cuenta si tiene o no tiene realmente hambre-.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...