Reacciones más comunes a la Ansiedad en Los Niños

Se muerde las uñas. Es una de las manifestaciones más habituales de los niños ante una situación de estrés. Pero raramente son motivo de preocupación seria, más allá de la estética. Si es niña, cuando sea mayor puedes, quizás, buscar un incentivo como jugar a hacerse la manicura y pintarse las uñas.

Te Insulta y Emplea Palabras Malsonantes. Tu niño puede sorprenderte repentinamente soltando un te odio o eres una bruja (o con algo mucho peor) cuando le das una orden que no quiere cumplir. Si no oye habitualmente ese vocabulario en casa (recuerda que los niños aprenden por imitación) puede estar queriendo decir con ello que está cansado y desbordado y no sabe cómo manejar la situación. Lejos de entristecerte o responderle de la misma forma (creerá que ha encontrado el arma perfecta para manipularte), intenta aceptar sus sentimientos y explicarle tranquilamente que entiendes que odie tu decisión, pero que en esos casos debe expresar que está enfadado sin insultar ni ser irrespetuoso. Muéstrale que aunque no estás de acuerdo con su comportamiento le sigues queriendo.

Lloriquea sin Cesar. Los niños muchas veces aprenden que no no es siempre la última palabra y en ocasiones puede convertirse en un si. Sólo hace falta suplicar un poco. Para evitar esta odiosa e irritante costumbre, debes ser firme cuando digas no, así sabrá que no quiere decir no y no tal vez. Si tu niño quiere un juguete proponle apuntarlo en una lista de deseos de cara a su cumpleaños o Navidad (cuando llegue ese momento, la mayoría de las cosas que había apuntado habrán dejado de interesarle).

Se Arranca Pelo. La tricotilomanía o el trastorno de arrancarse el pelo afecta a casi cuatro de cada cien personas y, aunque no es una patología muy grave, sus consecuencias pueden derivar en trastornos psicológicos importantes que deben controlarse a tiempo. Los niños son uno de los grupos más perjudicados. Es un trastorno que aparece con más frecuencia entre los tres y los siete años y puede; detectarse gracias a las zonas de calvicie que aparecen después de arrancarse un pelo. En ningún caso se puede castigar al pequeño y, menos aún, cortarle el pelo al cero, ya que esto podría aumentar su angustia. Es importante hablar con el pediatra o el médico de atención primaria para que realice un seguimiento al niño y, si observa que el problema persiste, será el encargado de derivarle a un especialista en psiquiatría infantil.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...