Recomendaciones al corregir el comportamiento de tu hijo

Poca constancia. A veces, en función de tu ánimo, de que haya alguna visita o estén solos tu reacción ante su comportamiento varía. Hoy les echas bronca por algo que ayer les celebrabas como una gracia. Ellos no lo entienden. Para que interioricen los límites hay que ser coherentes, constantes y sistemáticos en su establecimiento.

Normas inadecuadas para su edad. A veces, por necesidad o porque o ves más maduro de lo que es, pretendes que haga cosas para las que aún no está capacitado. Querer que un pequeñín de dos años coma sin mancharse es algo que sólo va a generar conflictos. Las normas deben ser adecuadas a cada momento evolutivo.

Primar la comodidad. A los niños les gusta hacer las cosas por sí mismos, intentar nuevos retos y superarse. Pero muchas veces, en casa, por ganar tiempo o por comodidad no se les permite (si le das de comer, tarda menos, no se mancha y no ensucia la mesa) y esto les genera mucha frustración.

Falta de coordinación. Cuando hay discrepancias en la pareja sobre la forma de educar a los hijos y se discute delante de ellos, malo. Los diferentes puntos de vista sobre qué hacer ante su mal comportamiento deben hablarse siempre en privado y llegar a acuerdos sobre cómo actuar.

Sobreestimulación. Los cuartos de muchos niños parecen jugueterías. Un exceso de juguetes únicamente sirve para generarles nerviosismo y confusión, lo que conlleva sobreexcitación, menor autocontrol y, en definitiva, hace que se porten peor.

Actitudes erróneas de los adultos. Darles órdenes contradictorias, someterlos a demasiadas prohibiciones, exigir es el cumplimiento inmediato de una orden, hacer comentarios peyorativos (qué malo eres, no hay quien te aguante), etc., son formas de actuar que provocan su mal comportamiento.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...