Tu Hijo Esta Estresado?

El estilo de vida en nuestros tiempos es una verdadera máquina que nos consume, causando estrés constante en los adultos. Es muy posible que recuerdes con nostalgia tiempos pasados, donde la competitividad y el bullicio urbano eran preocupaciones sólo para países desarrollados. Sin embargo, difícilmente se dimensiona cuál es la verdadera influencia que tiene la forma en que enfrentamos el día a día en nuestros hijos. De acuerdo con un estudio realizado, la sociedad que vive en áreas urbanas más densas, presenta mayores niveles de estrés, y como los niños son parte de esta sociedad, los padres podrían generar un traspaso de esta condición a sus hijos. El exceso de trabajo y las largas jornadas laborales de los padres ocasionan que no cuenten con el suficiente tiempo para compartir con sus hijos. La mayoría de ellos corren todo el día, llegan cansados y esto genera una relación estresante con los niños.

Factores que pueden provocar estrés
La situación de estrés debe ser analizada desde la vida intrauterina, ya que los factores causantes iniciales a los que un niño está sometido se pueden manifestar desde el principio de la gestación y tienen relación con diversas situaciones que la madre puede estar viviendo, por ejemplo, problemas laborales, emocionales, muchos cambios en poco tiempo, duelos, etcétera. En este sentido, es importante entender que el vínculo entre la madre y su hijo se inicia desde el embarazo y determina la forma como el niño vive ciertas experiencias. La madre se convierte en una traductora de las emociones y/o sensaciones que el menor vive, partiendo de la base que el nacimiento en sí mismo es un momento de gran tensión para el bebé, porque se enfrenta a un sinnúmero de estímulos desconocidos para él. La forma como la mujer y su medio ambiente lo contengan determinará en parte la respuesta al estrés que generará el menor.

De acuerdo con el estudio, los factores que pueden causar ansiedad se dividen en distintos rangos:

- Primeramente se deben considerar los referentes al desarrollo del menor y que tienen relación con las distintas etapas de su vida, ya que cada una de ellas implica un gran desafío. Los cambios que conlleva cada una de estas fases pueden generar un grado de estrés en el pequeño, lo que debe ser considerado como normal y necesario para un adecuado desarrollo. Cada etapa evolutiva implica un cambio y la manera como se enfrente determinará el desarrollo tanto físico como emocional del menor.

- Por otro lado, se encuentran aspectos relacionados con modificaciones en el entorno del pequeño. Situaciones como un cambio de niñera, de casa o la llegada de un nuevo hermanito son suficientes para generar alteraciones en los niños. un experto agrega que los niños en etapa preescolar son concretos de pensamiento, por lo que es importante poder anticipar situaciones nuevas, entregándoles herramientas que les permitan desarrollar respuestas a estos cambios y también explicaciones claras, simples y verdaderas.

- Un tercer factor tiene que ver con los elementos emocionales y/o ambientales, como los cambios en las relaciones familiares, separaciones, discusiones, situaciones de duelos o tensión en los padres. En muchas ocasiones los adultos no logran darse cuenta de la intensidad con que el niño puede vivenciar su mundo y a veces creen que al no hablar de ciertos temas el menor no se da cuenta de lo que está pasando, lo que es completamente falso, afirma el especialista, quien al respecto, recalca lo importante que es aclarar y enmarcar lo que sucede para que el menor se sienta contenido y, de esa manera, los elementos de estrés puedan ser amortiguados. Dentro de los factores ambientales se cuentan elementos como la contaminación ambiental –enfermedades respiratorias-, lo que, al igual que en el adulto, genera alteraciones en el pequeño causando grados de estrés.

Cómo detectar a un pequeño estresado
Los cambios que manifieste un menor para detectar una situación de tensión son muy particulares de acuerdo con la edad y también con la conducta que el niño suele tener dentro de su contexto normal.
Sin embargo, el especialista señala que son claras las alteraciones de conducta o emocionales. Mayor cantidad de berrinches, Situaciones como un cambio de niñera, de casa o la llegada de un nuevo hermanito son suficientes para generar alteraciones en los pequeños. hiperactividad, irritabilidad, menor tolerancia a la frustración, aumento de miedos, etcétera, son rasgos que de cierta forma debieran generar algún grado de alerta en los padres.

Los hermanos también son parte del sistema familiar y como tal las relaciones que el niño establezca con ellos también van a determinar su funcionamiento emocional. Lo mismo sucede cuando se manifiestan a nivel biológico alergias recurrentes -situación que es muy común actualmente-, cambios digestivos, estreñimiento, dificultades para comer o para dormir, alteraciones en el control de esfínter u otro tipo de enfermades en forma continua.

Resulta relevante observar cuánto perduran este tipo de manifestaciones en el tiempo, ya que si se mantienen a pesar de que se han tratado de implementar algunas vías de solución, es muy importante contar con una asesoría psicológica para evaluar y manejar la situación. La idea es no esperar más de dos meses, ya que mientras más pronto se tomen medidas el nivel de daño es menor. Cuando duran seis o más meses pueden generar trastornos conductuales, emocionales y alteraciones físicas y cognitivas.

Es por ello que el papel que juegan los padres en este tema es fundamental. De acuerdo con lo que señala la especialista, se debe enfatizar en la importancia del desarrollo de un vínculo afectivo con los hijos, el que va a determinar la manera en que los padres realicen un mejor manejo de las vivencias de estrés en sus niños.

En la etapa preescolar
Durante la etapa preescolar es muy importante también la labor que pueda cumplir un buen jardín de niños, ya que éste puede convertirse en un agente de prevención del estrés infantil, educando tanto a los niños como a los padres en estos temas y colaborando en una detección temprana de los cambios que el menor pueda vivir.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...