Un Calzado Infantil Saludable

Tu niño ya anda y corre, y en esta etapa la elección cuidadosa de su calzado es más importante que nunca. En el mercado encontramos mil y una opciones, con diseños muy atractivos, pero eso ya no es suficiente. Sus zapatos se convierten en algo más que en un adorno y deben cumplir ciertos requisitos como son resultar cómodos, seguros y darle confianza al pequeño.

Los pies de los niños no paran de crecer, aproximadamente entre siete y ocho milímetros cada tres meses, es decir, unos tres centímetros al año; por lo que lo primero que requieren son zapatos que se adapten a su talla. Pero también es básico que respeten su movilidad para que el desarrollo de la musculatura sea el correcto. De hecho, según los expertos, un calzado adecuado es muy importante para la marcha, para el desarrollo del pie y también para el del resto del esqueleto, especialmente rodillas y columna. Unos pies que han nacido sanos pueden estropearse por unos malos zapatos. Lo ideal sería por tanto el llamado calzado fisiológico. Es el que deben llevar los niños y las personas con pies normales, que ha de permitir una correcta deambulación y no impedir el desarrollo del pie, ni la movilización del tobillo. Para ello ha de respetar los cambios de volumen del pie que se producen en la marcha, con la carga y descarga y la movilidad de los dedos. No debe obstaculizar la circulación arterial y venosa.

Un buen zapato
Cuando el niño ya anda y corre, el zapato debe estar diseñado de un modo especial y contar con refuerzos laterales. Es una etapa en la que intervienen varias articulaciones que deben permanecer libres, como los tobillos, que permiten la flexión global del pie. Por tanto, el calzado perfecto debe ser:

• Flexible: le debe facilitar realizar lo movimientos naturales del pie, sin impedimentos.
Transpirable: los materiales con los que se fabrique deben permitir que la humedad se elimine. Así pues, desecharemos siempre el plástico.
Antideslizante: la suela del zapato debe evitar caídas.
Con horma ancha: que no oprima ni haga que el niño tenga que contraer los dedos.
Sin costuras internas: que pueden hacer rozaduras.
Con refuerzos: el pie no debe estar oprimido pero tampoco tiene que bailar” en el interior del calzado. Un buen zapato debe sujetar y para ello, el talón debe estarreforzado.
Con cierres: son importantes porque también ayudan a la sujeción del pie. Los más prácticos son las cremalleras veleros. Además, a la hora de probarle el zapato al niño, lo debemos abrir por completo, desabrochando todos los cordones o cierres que tenga; ajustar bien el talón en el fondo de la talonera y comprobar que entre la punta y el dedo más largo del pie haya un espacio sobrante que sea de aproximadamente un centímetro

El calzado deportivo
Si a la hora de elegir cualquier zapato infantil hay que tener especial cuidado, cuando compremos el calzado deportivo el esmero en su elección debe ser aún mayor.
Las suelas, en este caso, deben ser un poco más gruesas y la condición de transpirable, que es siempre deseable, aquí es más importante todavía. También hay que tener especia precaución con las lengüetas, ya que, si están torcidas, pueden provocar desplazamiento involuntarios de la planta del pie. Con ello existe el riesgo de que se produzcan ciertas lesiones óseas o musculares.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...