Aprender con las Manos

Manualidades, expresión plástico, trabajos manuales, educación artística... Las llames como las llames, estas actividades siempre tendrán un denominador común: son una fuente inagotable de placer y aprendizaje para los pequeños.

En la escuela, las actividades plásticas se llevan a cabo desde maternal, es decir, en el aula de los bebés- Aunque parezca imposible, estos pequeñínes pueden ser grandes artistas. Según van creciendo, sus habilidades plásticas mejoran, pero esto no quiere decir que debas dar menos importancia a sus primeras producciones. Aunque sean muy elementales, son el resultado de su necesidad de expresarse y explorar, y hay que prestales toda la atención que merecen.

Estas son algunas de las capacidades que desarrollan con las manualidades: Motricidad fina. Casi todas las tareas de expresión plástica los niños ejercitan su habilidad para manipular y aprenden movimientos más finos y precisos.

Es muy importante en este campo la singularización dáctil. Los niños pequeños utilizan (y conciben) sus manos como un todo. Al imprimir la huella de sus dedos con pinturas en el papel, pellizcar plastilina o hacer anillos de estambre, descubren que cada dedito funciona independiente del resto. Lo cual es fundamental tanto para el conocimiento de su esquema corporal como para manejar la escritura, una computadora, el piano…

Desarrollo conceptual. Los niños aprenden los conceptos espaciales, tamaño, de forma, etc., a partir de su propio cuerpo. Después de experimentar en psicomotricidad, pueden reforzar este aprendizaje con la plástica al trabajar conceptos de color, espacio y forma.

Creatividad. Deja que se expresen con libertad, tanto en lo referente al color como al tamaño y las formas. No siempre es bueno decirles lo que tienen que hacer («Dibuja un perrito... Haz una pelota con la plastilina») mejor fomenta que ellos mismos decidan qué desean representar. Por esta razón, aunque los libros para colorear son muy útiles para perfeccionar los trazos, no conviene abusar de ellos. Tampoco es recomendable imponerles tu manera de ver la realidad («¡Pero hijo, has pintado el mar naranja... coloréalo de azul!»), ellos necesitan libertad para desarrollar su imaginación. Individual y en equipo. La mayoría de estas actividades suelen realizarlas de manera individual, lo cual facilita su atención y concentración, pero el trabajo en equipo favorece el conocer los deseos de los demás, aprender a expresar los propios, respetar el turno, descubrir el aporte de los otros, valorar lo diferente, etc. Es fundamental inculcarles desde pequeños el respeto a su trabajo y al de los demás. La comunicación. Los niños se comunican a través de muchos lenguajes: oral, corporal, manual, musical... Pero, al crecer, se van perdiendo y le dan paso a lenguaje oral. El potenciar estas actividades evita que estos modos de expresión desaparezcan.

Pequeño Tips:

- Conviene que siempre tengan al alcance de la mano material variado para sus producciones plásticas.

- No busques fidelidad con el modelo real en sus trabajos. Hay que potenciar la libre expresión y la creatividad.

- Haz que se sientan orgullosos de sus obras: valóralas, coméntalas con ellos, enséñalas a los abuelos o a quien visite tu casa y, si se puede, cuélgalas en su habitación o en el pasillo. Además, ¡quedan geniales!

- Conviene que los animes a que te cuenten sus cosas no sólo mediante el lenguaje oral: también pueden hacerlo con un dibujo o con plastilina.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...