Bebé: Sus Primeros Trazos

¿Cuándo empezar?

En torno a los 4 años los niños comienzan su aprendizaje, normalmente con fichas de preescritura que les ayudan a realizar sus primeros trazos: líneas rectas, curvas, círculos… cualquier forma que recuerde a las de las letras. También les enseñan el abecedario y a identificar algunas letras. Lo primero que suelen aprender todos es cómo se escribe su nombre.

Con 5 años aprenderán a trazar e identificar todas las letras, y con 6 a escribir y leer sílabas y palabras sencillas, para cuando lleguen a los 7 años leer cualquier texto. Después, comenzarán el aprendizaje de normas ortográficas.

Paso a paso

Anímale a dibujar desde pequeño.
Escribir no es otra cosa que dar forma a nuestro pensamiento, pero no hace falta saber escribir para representar nuestro pensamiento. Dibujar es el primer paso poner en práctica la capacidad de abstracción. Por eso es importante que desde que puedan sostener un lápiz, lo hagan.

Empieza por las vocales. Lo primero es enseñarle las letras y el sonido que representa cada una de ellas. Lo normal es comenzar con las vocales. Siéntate con tu hijo y traza con él las 5 vocales en grande en un papel en blanco una y otra vez hasta que lo sepa hacer solo. Cuando las tenga aprendidas, sigue con las consonantes. Es un proceso que dura mucho tiempo, así que ten paciencia.

¡A escribir palabras! Una vez que sabe escribir y diferenciar todas las letras que componen el abecedario, llega el momento de componer sílabas y palabras con ellas. Primero se enseña cómo suena cada consonante con cada vocal (por ejemplo, la b con la a: ba, etc.). Después, hay que hacerle entender que una palabra no es otra cosa que una representación de un concepto. Una buena idea es darle un folio con una foto de un objeto sencillo y hacer que escriba el nombre de dicho objeto. Por ejemplo, dibujar una mesa en un folio y hacer que escriba debajo la palabra mesa.

La clave está en la paciencia. Hay que tener mucha paciencia e ir poco a poco. Aprender a escribir es algo que siempre ilusiona a un niño pequeño, pero también es algo muy difícil que puede llegar a resultar muy frustrante. Paciencia y mucho amor.

El método Rubio. Una buena forma de enseñarle en casa es apoyándose en los Cuadernos Rubio. Estos cuadernos han demostrado, con el paso de los años, que su fórmula no caduca. En estos momentos, las cuatro líneas de cuadernillos tradicionales -preescolar y escritura, operaciones y problemas, problemas con euros y cuadernos de colorear- se utilizan principalmente por niños de entre 3 y 12 años. Un total de 66 Cuadernos Rubio diferentes que se han estructurado para apoyar y mejorar los procesos de aprendizaje del escolar desde edad temprana.

Pero los cuadernillos no sólo se están utilizando para mejorar la educación del niño; entre sus utilidades se encuentran también la mejora de la motricidad y la memoria en personas ancianas y el refuerzo idiomático en niños inmigrantes. De este modo, su uso se ha extendido tanto a centros con unidades geriátricas como a academias y clases de refuerzo para niños provenientes de países de habla hispana y para adultos con otra lengua materna. En los últimos tiempos la proliferación de juegos interactivos para mejorar las habilidades memorísticas de adultos ha puesto de manifiesto la necesidad de muchos adultos de reciclar sus conocimientos y mejorar las capacidades adquiridas en la etapa escolar, por lo que la actualidad de los Cuadernos Rubio es sí cabe más rabiosa.

En este sentido, la editorial ha manifestado su interés por las nuevas tecnologías convirtiendo su web en una herramienta más de la labor pedagógica que lleva desarrollando desde hace más de medio siglo. De este modo, adelantándose a tendencias actuales en videojuegos dirigidos a potenciar las neuronas, la empresa puso en marcha en su web ejercicio interactivo para escolares y padres con el objeto de reforzar las sumas, restas, multiplicaciones y divisiones aprendidas en la escuela.

Línea de productos


Preescolar. El objetivo principal es ayudar al desarrollo intelectual y motriz del niño, para una óptima preparación con vistas a la futura etapa escolar. Con ello se pretende conseguir soltura y agilidad manual, muy necesarias para alcanzar una escritura clara, sencilla y correcta.

Escritura. A través de ejercicios lúdicos, el alumno adiestrará su mano para que ésta adquiera la soltura y la agilidad necesarias para alcanzar una escritura correcta.

Operaciones y problemas. Están programados para ayudar al desarrollo intelectual del alumno, consiguiendo seguridad, dominio del cálculo y manejo de los números. Si uso sistemático complementa y potencia las enseñanzas impartidas en los centros educativos

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...