Juegos de Niños

En marcha Ahora que el niño es más ágil y capaz físicamente, es probable que disfrute con una gama más amplia de juguetes para montarse. Un triciclo pequeño sin pedales para que se empuje con los pies suele ser ideal, porque pocos niños a esta edad saben pedalear. Pero si sabe hacerlo, le gustará el triciclo tradicional, e incluso hay niños que ya saben montar en una bicicleta con ruedines, del tamaño adecuado, al cumplir los dos años.

Los cochecitos cuyo motor son las piernas del niño (al estilo Picapiedra), con su puerta y su techo, tienen mucho éxito. Si vas a algún sitio donde se reúnen niños y hay juguetes comunes, verás que si tienen este coche, será el que provoque más discusiones. También son estupendos para los juegos de simulación, sobre todo porque suelen tener un portapaquetes donde cabe una muñeca o un peluche.

Merece la pena unirse a algún grupo local que disponga de una gran zona de juegos para dar a tu hijo la oportunidad de probar estos juguetes a gran escala. Juegos creativos Hacia el final de este segundo año, hay muchos niños que disfrutan de nuevos tipos de juegos creativos, como los collages. Tendrás que ayudarle a poner pegamento sobre un papel y darle un surtido de fotos, retales de tejidos y un poco de purpurina para que los pegue encima, a ver qué tal le sale. Si le gusta jugar con pegatinas, puedes, por ejemplo, hacer una especie de mapa celeste para animarlo a portarse como tú deseas. Así, si quieres que tu hijo te deje cepillarle los dientes, pon el mapa en un lugar visible y dale a elegir una pegatina de estrella para que la pegue cada vez que te deje hacerlo.

Como todavía es muy pequeño, dale la pegatina aunque haya protestado mucho, siempre que hayas conseguido limpiarle los dientes. Actividades tranquilas La televisión puede constituir una buena experiencia de aprendizaje siempre y cuando tu hijo vea el programa contigo (y apagues la tele cuando se haya terminado). Los programas diseñados para este grupo de edad le darán mucho que pensar y sobre lo que hablar, y pueden ayudarle a aprender.

Si a tu pequeño le gustan los libros, es posible que sea capaz de seguir una historia sencilla; a lo mejor te lo encuentras en ocasiones simulando leer un libro a sus muñecos como tú le lees a él. Puede absorberse haciendo rompecabezas, mirando libros o construyendo con bloques durante más tiempo cada vez, especialmente si estás con él. Compartir Aunque muchos niños no captan la idea de compartir hasta que tienen dos años, no les viene mal que les vayas dando algunas pistas.

Anímalo con juegos en los que haya que guardar turnos, como pasarse de diferentes maneras una pelota de uno a otro. Al practicar estas habilidades sociales deseables ahora, allanas el camino para cuando comience a jugar de forma más independiente con otros niños.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...