Alistando el nido

Obsesión por el orden. Nunca imaginaste que próxima a dar a luz, gorda y gran parte de tiempo cansada, quisieras dedicarte a limpiar, ordenar y decorar tu casa. Tranquila, este sorpresivo afán tiene nombre propio: Síndrome de nido, de anidación o del nido limpio; una característica propia del final de la gestación, mas frecuente una o dos semanas antes del parto. Curiosamente este instinto se comprara con el de las hembras de muchas especies de animal que se muestra muy inquieta antes de parir y alistan el nido para el recibimiento de sus crías.

Más de una causa. Este síndrome tiene varias explicaciones, pero en cualquier caso no debe ser motivo de preocupación, pues se trata de una situación transitoria.

Sicológico. Es una ansiedad que responde a la necesidad materna de crear un ambiente de bienestar para su recién nacido.

Hormonal. Este factor se respalda en el hecho de que algunas mujeres pasan por una sensación similar durante el síndrome premenstrual.

Preparación. La hiperactividad es una manifestación de la vitalidad especial que adquiere el cuerpo para afrontar el esfuerzo adicional que requiere el parto.

Los síntomas

Te asalta el deseo de realizar labores repetitivas e irracionales como limpiar y poner en orden hasta el último rincón de la casa.

Te molesta, como nunca antes, el más mínimo desorden.

La decoración del cuarto del bebe se te ha vuelto una obsesión.

Quieres limpiar espacios de la casa a los que antes no prestabas atención, y que ahora se vuelve prioritario.

Con frecuencia, tu sueño se interrumpe con ideas sobre el aseo de la casa, oes en lo primero que piensas cuando te despiertas.

La clave: no excederse. Si ya “sucumbiste” al impulso, asúmelo como otra parte de los preparativos para recibir al bebe y no como una obligación. Tómalo como u deseo que puedes seguir, pero tomando ciertas precauciones.

Te cuidado, pues una característica del síndrome es la predilección por limpiar los lugares mas difíciles y escondido del hogar.

Esta bien mantenerte ocupada todo el día, pero evita los trabajos pesados y pide ayuda en las actividades que te causen alguna dificultad.

Elige tareas que no te exijan estar gran parte del tiempo de pie, hacer movimientos bruscos o levantar un peso excesivo.

Y lo mas importante; no te extralimites, la fatiga es señal de que necesitas parar. El cansancio y la falta de reposo son perjudiciales durante el embarazo y más aun en este punto cuando necesitas guardar fuerzas para el día del parto.

Lejos de la obsesión. Si la limpieza del nido se te ha convertido en una preocupación y en un problema, lo mejor es buscar alternativas para enfrentarlo:

Deja en manos de otra persona las labores domestica.

Dirige tu atención hacia actividades que te permitan tener la mente y las manos ocupadas. Asistir al curso sicoprofiláctico, practicar las técnicas de relajación o simplemente salir a caminar son buenas alternativas en este momento pues, además de mantenerte entretenida, te sirve de preparación para el parto.


Revisa, sin tensión, los preparativos del bebe y el bolso para la clínica. Tener todo listo te dará la tranquilidad que necesitas.

Si es necesario, distánciate de tu hogar durante esos últimos días. La casa de un familiar cercano puede ser un buen refugio pasajero.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...