Cambios Impresionantes en el Embarazo

El cuerpo de la mujer tiene que prepararse para dejar sitio al bebé que va a nacer, para soportar con su sistema óseo y muscular el peso creciente y, naturalmente, tiene que estar en condiciones de proporcionarle al feto todas las sustancias nutritivas y el oxígeno indispensable para su crecimiento. Por tanto, el cuerpo femenino sufre un cambio profundo y fascinante y, a menudo, la belleza femenina vive una de sus fases más plenas.

PRIMER TRIMESTRE.
Pueden pasar seis o siete semanas hasta que te des cuenta de que estás embarazada. Los signos más inequívocos de la gestación son la ausencia de menstruación y los pechos hinchados. El cansancio, las náuseas y mareos matutinos se deben a la irrupción de algunas hormonas (en especial, la progesterona) de tu placenta. A medida que tu bebé se vaya desarrollando, tus pechos irán creciendo y puede que los notes más turgentes, porque los conductos de la leche se están preparando para la lactancia. Hacia la semana 12, tu frecuencia cardíaca se habrá incrementado hasta en un 40%. El volumen de sangre que circula por tu organismo aumenta en un 50% para que puedas compartirla con tu bebé. Tu sangre también se hará menos densa para poder atravesar la placenta y llegarle a él con mayor facilidad. En los primeros tres meses aumentarás entre un kilo y dos kilos y medio, si no has sufrido demasiado de náuseas matutinas.

SEGUNDO TRIMESTRE
Hacia la semana 13 la mayoría de las futuras mamas notan como si sus energías retornasen. El deseo sexual vive un repunte porque las endorfinas (las hormonas del buen humor) elevan tu estado de ánimo y empiezas a estar radiante. En el segundo trimestre aumentarás de peso unos 5 kg. Puede que sientas los movimientos de tu bebé a partir de la semana 15 (¡es una sensación de hormigueo interior extraña!).

TERCER TRIMESTRE
Hacia la semana 26 tu pareja será capaz de oír el latido cardíaco de tu bebé, que palpitará a un ritmo de 140-150 pulsaciones por minuto (el doble del tuyo). En este trimestre puede que ganes otros 5 kg aproximadamente, porque tu bebé irá incrementando sus capas de grasa. Este estirón en su crecimiento puede causarte estrías en la piel, por lo que debes mantener tu barriguita bien hidratada. Hacia el final del embarazo te sentirás bastante incómoda: tobillos hinchados, dolor de espalda, hemorroides, estreñimiento y venas varicosas son algunas de las molestias que podrían afectarte. No te preocupes, todo habrá valido la pena cuando tengas a tu bebé entre tus brazos (y ya no queda mucho para el gran día...). Los días próximos a la fecha en la que sales de cuentas pueden poner tus nervios a prueba, pero recuerda que tu cuerpo lleva 9 meses preparándose para ese día. Intenta mantener la calma y deja que tu organismo se comporte de forma natural. Hay algunos signos a los que puedes prestar atención para saber si se aproxima el día del parto. Los indicadores más comunes de la cercanía del parto son las contracciones de Braxton Hicks, que aparecen aproximadamente una semana antes del parto y son como una especie de calambres suaves por todo el vientre. Un día antes del parto, más o menos, el tapón mucoso que sella el cérvix o cuello del útero se reblandecerá y se soltará, por lo que experimentarás una pérdida de flujo. A medida que el parto se va instaurando, las verdaderas contracciones llegarán, intensificándose y haciéndose cada vez más regulares, y puede que rompas aguas. En ese momento ya puedes llamar a tu comadrona o coger de la mano a tu pareja y salir pitando para el hospital, porque tu bebé ya estará en camino y tu cuerpo a punto de realizar la tarea más emocionante a la que se haya enfrentado jamás.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...