Embarazada y de viaje

Cuando Viajar

Es mejor viajar cuando sientes que controlas tu embarazo, probablemente durante el segundo trimestre, cuando el riego de aborto es menor y tus malestares matutinos desaparecen, pero no estas demasiado gorda y te sientes lo suficientemente segura y cómoda para afrontar un viaje. También es buena idea que te quites de encima todos los primeros exámenes y ecografías (evascreening etc) antes de irte de vacaciones. En cuanto a volar, muchas compañías tienen una fecha límite para las futuras madres. Muchas no permiten volar a las mujeres que están embarazadas de más de 32 semanas porque el riesgo de dar a luz durante el vuelo se incrementa. Cuando alcanzas las 35 semanas, se te aconseja estrictamente de no volar. Además, puedes necesitar una nota de tu medico que asegure que esta en forma para poder tomar un avión. Muchos ferris también tiene una fecha límite para las mujeres embarazadas, o sea que asegúrate siempre de revisar todo con tu agente de viajes antes de organizar tus vacaciones.

Los mejores destinos para visitar

Una vez que estas en el avión o el coche, estar sentada en la misma postura durante largo periodos de tiempo puede hinchar tus piernas y hacerte sentir muy incomoda, evita vuelos o trayectos en coches muy largos en la medida de lo posible. Si no puedes evitar un vuelo de largo recorrido, recuerda de ponerte calcetines especiales para el avión para reducir el riego de trombosis. Las mujeres embarazadas corren más riesgo de padecer una trombosis venosa porque el volumen de sangre en su sistema crece, o sea que levántate y anda cada vez que puedas.

Evita viajar a países en los que necesitaras vacunarte. Lo mismo vale para las pastillas contra la malaria. Aunque te las puedes tomar con seguridad, es mejor evitar viajar a países donde la malaria es común.

Si tienes algunas complicaciones durante tu embarazo, como una presión sanguínea muy alta o diabetes gestacional, puede ser una buena idea pasar las vacaciones cerca de tu casa. E incluso si tienes un embarazo sin problemas, siempre tienes que hablar de tus planes de viaje con tu comadrona antes de irte.

Divertirse al sol

Tomar el sol es una excelente manera para ayudarte a relajarte y descansar durante el embarazo. También es una buena manera de aumentar tus niveles de vitamina D, lo cual ayudara a tu cuerpo a absorber el calcio para reforzar el desarrollo de los huesos de tu bebe. Pero mientras que notas que tu piel se pone morena con mas facilidad ahora que estas embarazada, también puedes padecer mas daños por culpa del sol. Tu piel es más sensible, incrementándose el riesgo de quemarse, así que utiliza una crema solar con un índice alto de protección. El incremento de los niveles de estrógeno durante el embarazo también puede provocar que tu piel se broncee de modo dispar, dejándote con un color desigual. También tienes que observar las manchas oscuras en la piel de tu cara antes de empezar a tomar el sol. Se llaman cloasmas y son consecuencias del incremento de la hormona melanina, que protege tu piel contra los rayos UVA. Estas manchas pueden ponerse más oscuras si se exponen al sol.

En la temporada calurosa también puede ser la causa de muchas incomodidades cuando estas embarazada, y calentarse es peligroso para tu bebe también. Debes mantenerte alejada del calor del medio día. Bebe mucha agua para mantenerte hidratada y, si estas al borde del mar o cerca de una piscina, date baños con regularidad para refrescarte. Mientras que tomes todas las precauciones necesarias, no existe ningún motivo para que no puedas disfrutar del sol como los demás.

Vacaciones en casa

Si este verano no puedes volar a climas mas soleados, no te preocupes. Sigue estas etapas simples para pasarte las vacaciones confortablemente en tu casa. Compra una piscina infantil. ¡No solo son para los niños! Llénala y utilízala para refrescarte en tu propia piscina privada.

1. Prepara un picnic. Sacude tu manta de picnic, prepara rápidamente unos cuantos bocadillos y relájate en el jardín o en el parque con una comida fresca para dos.

2. Prepara helados de zumo de naranjas. Te refrescara y, con un poco de suerte, te recordaran esos lejanos veranos de tu infancia.
3. Mímate. Cómprate un kit de cuidados para mama (muchas marcas de productos de belleza los venden) y ponte crema para los pies, aceite hidratantes y tomate infusiones para la belleza.

4. Enfrasca tu cabeza en un libro. Nada te hará sentir que estas de vacaciones como estar tumbada en la hierba con un jugoso best-seller.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...