Que es Seguro en el Embarazo Parte I

El embarazo debería ser un momento absolutamente feliz, pero pronto descubrirás lo insegura que te sientes. Te preocupa que cualquier cosa que hagas pueda perjudicar a tu hijo. Con nuestra guía conocerás todo lo que has de evitar en estos nueve meses para que puedas relajarte y disfrutar. No te preocupes si ya has incumplido algunas reglas: lo importante es lo que hagas a partir de ahora, y que lo hagas bien.

Peligros en tu Mesa

Quesos azules. Los quesos azules, como el Cabra les y el Roquefort, y las variedades con una capa de moho, como el Brie, no son aconsejables durante el embarazo. Pueden contener la bacteria listeria, que ocasiona una infección que puede ser muy grave para el bebé. Así que despídete por el momento de estos quesos, aunque las demás variedades son seguras y una gran fuente de proteínas y calcio.

Platos con hígado. El hígado contiene vitamina A, que en exceso está relacionada con malformaciones fetales. Si ingieres cuatro veces más de la dosis recomendada, estarás poniendo en peligro a tu hijo; por eso, evita tanto el hígado como los patés, porque son muy ricos en esta vitamina. Además, si el paté es casero, también hay riesgo de que contenga listeria, por lo que el riesgo pasa a ser doble.

Jamón curado. Sí no has pasado la toxoplasmosis (tu médico te lo dirá después del primer análisis), debes abstenerte de tomar charcutería curada (jamón, lomo, salchichón, chorizo), por si estuviera contaminada. Sin embargo, la charcutería cocinada como el jamón York o el pavo es totalmente segura.

Los huevos crudos. Los huevos crudos y poco cocinados suponen una amenaza de salmonela. Aunque no grave, durante el embarazo es especialmente incómoda, ya que, entre los síntomas, se incluye la diarrea, lo que hará que pierdas muchos nutrientes esenciales para la salud del bebé. Ten en cuenta que alimentos como la mousse de chocolate y la mayonesa se hacen con huevos crudos. Sin embargo, los huevos son también una gran fuente de proteínas, así que puedes tomarlos bien cocinados hasta tres veces por semana.

La cafeína. Si te resulta imposible pasar sin tomar café, al menos reduce la cantidad, ya que algunos estudios han relacionado un consumo excesivo de cafeína con el aborto. Además del café, el chocolate negro, el té y las bebidas de cola son ricos en cafeína. Algunos analgésicos también contienen cafeína, así que durante el embarazo no tomes ningún fármaco sin consultarlo antes con el médico (ni siquiera suplementos vitamínicos), pues el especialista te aconsejará lo que es mejor en cada caso.

El alcohol. Hay unanimidad al respecto: la única dosis que se considera segura en el embarazo es la dosis cero. Hay estudios que han relacionado el alcohol con un riesgo elevado de aborto y otros problemas durante la gestación, y se sabe que cuando la embarazada bebe habitualmente, su hijo puede nacer con graves problemas de salud física y mental. Así que lo mejor ahora es prescindir por completo de él, ya que atraviesa la placenta y llega al niño. Si antes de conocer tu embarazo has tomado alguna copa, consúltalo con el médico y, sobre todo, proponte que, a partir de ahora, no vuelva a suceder.

Algunos pescados. Casi todos los pescados contienen trazas de mercurio, que puede ser tóxico para el bebé en dosis altas. Los menos recomendables son el cazón, el pez espada o el marrajo. En el caso del atún, limítate a dos filetes o a dos latas pequeñas a la semana. Como indicador para que te orientes sobre qué especies son las más convenientes, debes saber que cuanto más grande sea el pescado, más trazas de mercurio puede tener. Pero no lo retires de tu menú por completo, ya que la variedad azul (como el salmón, la sardina y la caballa) es rica en ácidos grasos omega 3, esenciales para el desarrollo del cerebro y de la columna del bebé. Cómelo hasta tres veces a la semana.

Peligros en la Farmacia

Analgésicos. La conveniencia de tomar medicamentos durante el embarazo depende de tus circunstancias, y siempre, siempre, debes hacerlo por indicación médica. En general, se piensa que la aspirina y el ibuprofeno (sobre todo durante el tercer trimestre) han de evitarse porque interfieren con el mecanismo de coagulación de la sangre, que puede hacerte más propensa a las hemorragias. El paracetamol, en principio, es el fármaco más seguro en el embarazo.

Los antiácidos. Algunos antiácidos de venta en farmacia incluyen sustancias que pueden ser dañinas para el bebé en grandes dosis. Incluso una investigación realizada en Boston concluyó que las embarazadas que tomaban antiácidos de forma habitual tenían más riesgo de que sus hijos padecieran asma en un futuro. En su lugar, torna infusiones digestivas.

Los antigripales. Muchos medicamentos contra la gripe (al igual que muchos antihistamínicos) contienen codeína. Puede ser peligrosa durante el embarazo porque puede afectar al bebé; así que lo mejor es que sí te sientes con síntomas gripales (y, sobre todo, si tienes fiebre) acudas al médico para que te examine y te indique qué es lo más adecuado.

Los laxantes. Existen dos tipos: los que reblandecen las heces, como la fibra, que son un tratamiento seguro durante el embarazo, y también están los laxantes irritantes, que desencadenan movimientos en los músculos de los intestinos. Estos últimos son peligrosos durante el embarazo porque pueden estimular la musculatura uterina antes de tiempo. La mejor manera de evitarlos es beber mucha agua y seguir una dieta rica en fibra.

Jarabes antitusivos. Algunos medicamentos para la tos y el catarro parecen afectar a la tensión. Si tienes la tensión alta, podría suponer un riesgo de parto prematuro o aborto.

Parches de nicotina. Son un mal menor si fumas mucho y te ayudan a dejar el tabaco, pero no olvides que la nicotina pasa al torrente sanguíneo fetal, por lo que no deberías usarlos durante mucho tiempo.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...