Viajar sin Problemas durante El Embarazo

Conducir no supone ningún problema siempre y cuando te sientas segura y cómoda al volante, así que no hagas caso a las historias alarmantes según las cuales el cinturón de seguridad oprime el útero y maltrata al bebé pues te aseguro que, si tuvieras la mala suerte de sufrir un accidente, estarás mucho más protegida si llevas puesto el cinturón de seguridad que si no lo usas. Si te toca permanecer de pie durante un trayecto largo en autobús o en el metro, pide que te cedan un asiento, pues puedes sentirte tan cansada y mareada como al final del embarazo.

Los Viajes en Avión
Pienso que en un embarazo normal no hay por qué evitar los viajes en avión. Quizá hayas escuchado que en los vuelos de larga distancia la disminución de la presión dentro de la cabina puede afectar el embarazo, pero esta afirmación carece de fundamento científico. El bebé está rodeado de una gruesa pared muscular uterina y de una gran cantidad de liquido amniótico que lo protegen de los daños físicos. Además, los cambios en tu sistema circulatorio y respiratorio harán que el bebé reciba suficiente oxígeno y los nutrientes necesarios, aunque el aporte de oxígeno en el exterior sea un poco menor de lo habitual.

Sin embargo, si ya has sufrido algún aborto, debes tener en cuenta algunas consideraciones sobre los viajes en general y sobre los vuelos en avión en particular. Aunque estoy bastante segura de que viajar en avión no será responsable de que abortes, es mejor que no te expongas a esta situación si sientes temor. La mayoría de las líneas aéreas no admiten en sus viajes a mujeres embarazadas a partir de la semana 34 de gestación; sin embargo, esto no se debe a que la reducción en el nivel del oxígeno de la madre pueda iniciar el parto, sino a que al 10 por ciento de las mujeres se les adelanta el parto y las aerolíneas prefieren evitar la posibilidad de que esta situación se presente en la mitad de un viaje.

Viaje al Exterior
Si planeas viajar al extranjero, consulta si existe alguna posibilidad de contraer infecciones endémicas en el país o que vas a visitar.

De ser posible, evita viajar a aquellos países donde la malaria no ha sido erradicada porque la fiebre elevada que acompaña a esta infección aumenta el riesgo de aborto. Durante el embarazo se incrementan las probabilidades de contraer malaria y ésta suele ser más grave e impredecible de lo normal porque el embarazo altera la respuesta inmunológica de tu cuerpo.

De todas formas, si tienes que viajar a una zona de malaria, asegúrate de iniciar un tratamiento contra esta enfermedad y de seguir tomándolo durante el tiempo que sea necesario después del viaje.

- La cloroquina no afecta al bebé, y tampoco el proguanil, si tomas un suplemento de folato al tiempo.

- La mefloquina y maloprima no son recomendables durante las 12 primeras semanas del embarazo, pero si ya has tomado estas sustancias, no te preocupes. Es mucho más probable que sufras problemas a causa de la malaria que a causa de los medicamentos.

La Vacunación en los Viajes
En caso de que sea necesario vacunarte deberás verificar cuál vacuna es la más indicada para tu destino y si alguna de ellas está contraindicada durante el embarazo, pues este estado altera las reacciones de tu sistema inmunológico y hace que los efectos de la vacunación sean más difíciles de predecir. Como regla general se deben evitar las vacunas preparadas con virus vivos; las que no sean elaboradas con estos virus pueden administrarse sin problema.

Mientras que las vacunas contra el cólera, la polio, la rabia y el tétano se consideran seguras para las mujeres embarazadas, no se tiene la misma certeza respecto a las de la fiebre amarilla y la tifoidea.

Si necesitas obtener información actualizada sobre los medicamentos y la vacunación contra la malaria, entra en contacto con alguna institución de salud especializada en enfermedades tropicales.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...