Enfermedades que pueden Afectar al Embarazo.

Hipotiroidismo. Esta enfermedad influye en la fertilidad dificultando el embarazo, ya que puede afectar a la menstruación, haciendo que ésta sea irregular o que incluso desaparezca. Además, puede provocar abortos espontáneos o malformaciones en el feto.

Durante la primera mitad del embarazo la necesidad que tu cuerpo tiene de la hormona tiroides se dispara. Este incremento se produce ya en la semana siguiente a tu primera falta. Tan pronto como sepas que estás embarazada, deberías visitar al médico y mantener tu función tiroidea controlada. Normalmente te indicará que aumentes directamente en un tercio tu dosis de levotiroxma.

Tu función tiroidea será controlada 3-4 veces durante el embarazo, y si es necesario te ajustarán la medicación. El tratamiento durante la gestación es muy importante, pues incluso un nivel en el límite inferior puede afectar al cerebro de tu bebé y al desarrollo del sistema nervioso.


Obesidad.
Si eres obesa (índice de masa corporal por encima de 30) es más probable que desarrolles problemas durante el embarazo (incluido el aborto). La obesidad aumenta el riesgo de padecer preeclampsia, diabetes gestacional, hipertensión, infecciones posparto y un parto por cesárea.

También el bebé tiene más posibilidades de crecer muy por encima del peso normal y por lo tanto de desarrollar diabetes en un futuro.

Por eso, debes acudir a un endocrino antes de quedarte embarazada para perder peso y controlar tu alimentación durante toda la gestación.

Depresión. Puede empeorar con el estrés propio del embarazo y sus correspondientes cambios hormonales. Por ello, no deberías interrumpir bruscamente tu medicación antidepresiva sin supervisión médica. Durante embarazo pueden seguir usándose inhibidores selectivos de la serotonina (ISRS), como la fluxetina y la sertralina.

Tu médico deberá mantener un estrecho contacto con tu profesional de la salud mental para realizar cualquier cambio en tu medicación.

Acné. También puede agravarse durante el embarazo. Antes de concebir, pide a tu médico que te informe sobre la seguridad de tu tratamiento actual. La isetretinoína puede provocar serios defectos de nacimiento, y cualquier mujer que tome este medicamento debería estar usando un método anticonceptivo fiable. No tomes ningún antibiótico para el acné sin consultar con tu tocólogo

Cáncer. Muchas mujeres se plantean si podrán tener hijos después de haber superado un cáncer. La quimioterapia interfiere con la división de las células tumorales, pero ejerce el mismo efecto sobre las células normales, incluyendo las del sistema reproductivo. Esto puede afectar a la fertilidad de una mujer. Sin embargo, la mayoría recupera su capacidad reproductiva en los meses siguientes a haber terminado el tratamiento, mientras que a otras podrá llevarles varíos años dependiendo de la toxicidad de las drogas utilizadas y la susceptibilidad individual. Algunos agentes inhiben la función reproductiva por completo, en tanto que otros son más limitados. Las mujeres jóvenes tienen más probabilidades de restablecer su función reproductiva que las mayores.

Dado que no siempre es posible concebir después de un tratamiento tan invasivo, sobre todo tras superar algunos tipos de cáncer, existen varias opciones para asegurarse la gestación. Una es la vitrificación de óvulos antes de comenzar el tratamiento. Esta técnica consiste en extraer óvulo sanos de la paciente y después someterlos al proceso de vitrificación (reducir la temperatura a la que se expone el ovocito, de 22°C iniciales a -196° C de una manera súbita, tan rápida que la velocidad de enfriado es de 23.000 grados por minuto). Una vez superada la enfermedad, se podrán descongelar e inyectarlos fertilizados en la mujer.

Los últimos avances han permitido combinar esta técnica con el implante de tejido ovárico propio, para así asegurar la implantación y el crecimiento adecuado del feto.

En cuanto a la lactancia materna, aunque la mujer haya sido sometida a una mastectomía o a una tumorectomía seguidas de radioterapia, podrá amamantar al bebé con el seno no afectado. De hecho, como compensación, es probable que este pecho produzca una cantidad mayor de leche materna. En cambio, de ser el cáncer diagnosticado durante o inmediatamente después del embarazo, podría ser perjudicial para el bebé amamantarlo, ya que los productos químicos de los tratamientos medicamentosos podrían colarse a través de los conductos lácteos.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...