Protege a tu hijo de la Gripe A

Cada día te levantas con informaciones (algunas muy alarmistas y contradictorias) sobre los efectos de la nueva gripe A H1N1. Y acto seguido miras a tu chiquitín. Una de tus mayores preocupaciones ahora es que tu hijito se contagie de la gripe A H1N1. Además, para crear aún más confusión, las autoridades sanitarias han comunicado que de momento no se vacunarán a los niños menores de 14 años.
Sin embargo, los pediatras insisten en que no hay que alarmarse. Tanto los lactantes como los niños pequeños tienen más facilidad para contraer la gripe, como sucede con cualquier enfermedad vírica respiratoria, cuando se inicia la gripe pandémica, nos indica que, en toda la población general y, sobre todo, en niños, esta enfermedad es leve. No es más grave que la gripe que sucede cada año. Esa facilidad de contagio se debe a que el sistema inmunológico de los bebés se encuentra aún por hacer. La naturaleza trata de suplir esas carencias permitiendo que en la gestación (a través de la placenta) y en la lactancia materna el bebé tome prestados por un tiempo algunos de los anticuerpos que tiene su mami. Es una protección que dura alrededor de los seis meses (por ese motivo, la vacunación infantil suele empezar entonces). Pero en el caso del virus H1N1, no ocurre así. Es nuevo y la población desarrolla protección inmunológica a medida que entra en contacto con el mismo. Por tanto, la mayoría de las mujeres embarazadas no ha entrado en contacto con él y, por ello, no puede transmitir protección a través de la placenta.

Mejor Prevenir
Seguro que has leído en muchos medios de comunicación (en el número pasado de Embarazo Sonó, por ejemplo) todas las medidas que deben adoptar los adultos y los niños mayores para no contagiarse... pero ¿qué hacer con un bebé? ¿Lavarle las manos? ¿Ponerle mascarilla (¡cuando cualquier cosa sobre la cara le molesta!)? Es evidente que tu papel es fundamental porque tu hijito depende al 100% de ti: va a los sitios que tú le llevas, le cogen las personas que tú permites... Es difícil, pero hay algunas medidas que puedes llevar a cabo y que pueden parecer muy elementales, pero si todos las cumplimos contribuiremos de manera muy importante a disminuir la posibilidad de que el bebé se contagie:

- Cada vez que vayas a coger a tu chiquitin en brazos, lávate las manos.
- Si toses o estornudas, tápate la boca con un pañuelo de papel y tíralo inmediatamente después a la basura.
- No dejes que personas que no sabes si están infectadas cojan al bebé.
- Si tienes hijos mayores, deben lavarse las manos a conciencia en cuanto lleguen a casa y taparse la nariz cuando estornuden o tosan. Si presentan algún síntoma debes evitar que se acerquen a su hermanito para disminuir la posibilidad de que éste se contagie.
- Ventila muy bien las habitaciones.
- Evita en la medida de lo posible ir con él a sitios cerrados con muchas aglomeraciones.

Los Síntomas
Pero si a pesar de todo, tu peque estornuda y presenta fiebre, seguro que te preguntarás si será o no gripe A. Lo cierto es que no se puede diagnosticar simplemente por los síntomas. Sólo un análisis de laboratorio puede decir si se trata del virus A H1N1 o de cualquier otro. La gripe A no se distingue en nada de la gripe estacional o de otras muchas infecciones víricas respiratorias, con quieres comparte sintomatología similar: fiebre, tos, mucosidad nasal. No es fácil el diagnóstico clínico de la gripe A en un niño pequeño, porque a esta edad puede tener unas manifestaciones atípicas. Pueden presentar fiebre y letárgia y no tener tos ni manifestaciones respiratorias.

¿Acuda al Medico?
Esta es la pregunta que muchos padres se hacen y que más confusión crea. Por un lado escuchan que las salas de espera de las consultas pueden convertirse en un lugar donde los virus campan a sus anchas y que el niño coja lo que no tiene, pero, por otro, desean consultar al médico las medidas que tienen que tomar si el niño está malito y qué dosis de antitérmico deben darle. En principio, todo depende de la edad del peque y de los síntomas que presente. En recién nacidos o lactantes muy pequeños conviene consultar con el pediatra porque a esa edad es preciso descartar otras enfermedades infecciosas más infrecuentes que la gripe A, pero potencialmente más graves. Se ha de tener presente que no todo es gripe A. Para niños mayores de seis meses, el consejo más adecuado por los padres es que, en caso de que su hijo pequeño presente síntomas acudan a su pediatra si el niño tiene alguna enfermedad crónica o bien presente fiebre durante más de 72 horas, dificultad para alimentarse o una respiración más acelerada de lo que es habitual. Otra alternativa es llamar por teléfono y, de esta forma, evitar esas atestadas salas de espera. Y mientras tanto, como en cualquier otra enfermedad vírica, tratar los síntomas, en especial la fiebre, para la que se recomienda paracetamol o ibuprofeno y mantener una adecuada hidratación. Los famosos antivirales, en principio, sólo se aconsejan para los niños con una gripe de grave evolución o con una enfermedad de base que pueda ser un factor de riesgo.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...