El Dentista y los Niños

Para muchos pequeños, el ir al dentista significa un verdadero martirio porque lo relacionan con incomodidad, dolor y sonidos extraños que les causan miedo, pero nuestra labor como papás es enseñarles que no hay nada que temer y que el ir a una revisión bucal es necesario para tener una buena salud, por lo que les compartimos algunas técnicas para hacer estas visitas menos complicadas y también les platicamos cuando empezar a hacer estos chequeos con los niños.

Para empezar, cuando aparecen los signos de la dentición como son las encías inflamadas, salivación excesiva y molestias en la boca de los bebés, debemos ir al odontopediatra para que los revise, esta es la mejor manera de comenzar a cuidar la boquita del bebé, ya que les enseñará a los papás como cuidar a sus hijos en esa área, una buena técnica de cepillado y hasta les dará consejos para apoyar el bebé con sus molestias dentales, además de que el pequeño conocerá el lugar, a su odontólogo y podrá irse familiarizando con todos los detalles de esas primeras visitas.

El dentista es el que puede garantizar una buena higiene bucal, podrá revisar la práctica y la disciplina que tienen los papás al cuidar la dentadura de sus hijos y corregir lo que esté fallando o por el contrario, podrá prevenir problemas que se pueden ir haciendo presentes que son propias del desarrollo. Con las visitas regulares aplicaremos la medicina preventiva y generaremos que nuestros hijos vayan con cierta normalidad a visitar a su médico y no cuando hay una emergencia o un dolor extremo, así relacionarán al odontólogo con una visita de rutina y no con una molestia. Al ir cada 6 meses a ver al dentista, le enseñarán a los niños como tener una buena experiencia ya que con regularidad comprenderán que no es nada malo y que no hay nada que temer.

Si van a comenzar con la relación del dentista y los niños les sugerimos que acudan a una clínica a donde haya mobiliario y decoración infantil, incluso que los niños vean que hay otros niños esperando ser atendidos para que tengan mayor confianza y seguridad de que no va a pasar nada y hasta podrán jugar entre todos al esperar su turno. Ahora como papás debemos de hablarle a los hijos de lo que pasará en el consultorio del dentista, de una manera sencilla para que comprenda con palabras simples que debe abrir la boca grande y permitir que el dentista lo revise o que le van a limpiar los dientes para que pueda comer mejor.

Ahora, hay muchos niños que aún con consejos, no quieren ir al dentista, ahí los papás debemos colaborar con los profesionales para que se quede quieto el niño y controle sus miedos, por supuesto con paciencia y constancia, recuerden que con una buena higiene bucal, los cuidados serán más sencillos de aplicar y su salud será excelente en cada etapa de su vida, así que a fomentar la relación entre el dentista y los niños.

  • 1/1
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...