La halitosis, un molesto problema con fácil solución

La halitosis es un problema conocido desde la antigüedad, e históricamente se han utilizado varios productos como semillas, plantas, dátiles, cáscara de huevo y otros remedios naturales para acabar con el mal aliento. Y es que incluso en la Biblia podemos encontrar referencias a la goma de mascar para eliminar el mal olor bucal.

Hoy en día, sigue siendo un problema muy frecuente, ya que según los expertos una de cada cuatro personas sufre halitosis con regularidad (en mayor medida los hombres que las mujeres), mientras que 19 de cada 20 padecen enfermedades de las encías en algún momento de su vida. 

Lo cierto es que todo el mundo puede padecer en un momento dado este mal, socialmente poco aceptado y muy molesto para los demás, que son quienes se percatan del problema, ya que no somos capaces de notar nuestro propio mal aliento, por lo que son muchas las personas que padecen halitosis y no son conscientes de ello.

Causas de la halitosis
El 90 por ciento de las causas de mal aliento se originan en la boca. Por lo general, el origen de la halitosis se encuentra en los millones de bacterias que viven en la cavidad bucal y que son capaces de producir compuestos sulfatados volátiles de muy mal olor. 

Además, este problema se puede intensificar con las dentaduras postizas o si se sufren llagas bucales, caries, sinusitis, infecciones en las encías o sequedad bucal. En algunos casos la halitosis puede aparecer como consecuencia de alguna enfermedad como una diabetes mal controlada (aliento con olor dulzón) o una insuficiencia renal crónica (aliento con olor a amoniaco), aunque la existencia de estas enfermedades no implica obligatoriamente la aparición de halitosis. 

Otro de los motivos que pueden causar mal aliento son las dietas pobres en hidratos de carbono, nutrientes presentes en alimentos como la pasta, las papas, el pan, el arroz, los cereales y las legumbres. Con el tiempo, la falta de hidratos de carbono hace que el organismo comience a utilizar la grasa para obtener energía.


Esto produce cetosis, es decir, un aumento en sangre y orina de los niveles de cuerpos cetónicos. Los cuerpos cetónicos son unos compuestos que aparecen como consecuencia del metabolismo o utilización de dichas grasas para la obtención de energía. Una de las características de la cetosis es la aparición de un aliento con olor pronunciado debido a la eliminación de pequeñas cantidades de acetona. 

Entre los niños es muy frecuente este problema, que en muchos casos se debe a la introducción de cuerpos extraños en las fosas nasales, a alergias alimentarias, a amigdalitis o a cualquiera de las afecciones antes citadas. De todas formas, siempre es conveniente acudir al médico para que realice un diagnóstico adecuado y descubra la causa que provocó el mal olor.

Cómo combatirla
La mayor parte de los casos de halitosis desaparecen al realizar una higiene bucodental adecuada, cepillándose los dientes, encías y lengua después de cada comida y acudiendo al dentista con regularidad. 

En relación con la alimentación, es importante beber agua en abundancia, o masticar chicles (sin azúcar), para así conseguir que la boca genere saliva, ya que ésta es la encargada de eliminar las bacterias bucales. 

Así también se evita que la boca esté seca, otra de las causas de la aparición del mal aliento. También son muy útiles las infusiones de menta piperita, menta poleo o regaliz, así como el masticar hojas de menta o chupar caramelos sin azúcar. 

Asimismo, existen algunos alimentos que favorecen la aparición de halitosis, y estos son el ajo y la cebolla. En algunas personas, la col, los pepinillos, el café y las especias también pueden ser causa de este problema. El alcohol y el tabaco son otros de los causantes del mal aliento.

El yogur, un remedio natural
El yogur natural puede ayudar a combatir la halitosis, las caries y las enfermedades de las encías, según ha asegurado un grupo de científicos japoneses, que han descubierto que comer yogur reduce los niveles de ácido sulfhídrico, una de las principales causas del mal aliento. 

Tal y como se explicó durante una reunión de la Asociación Internacional de Investigación Dental, la clave radica en algunas bacterias activas que contiene el yogur, específicamente la Lactobacillus bulgaricus y la Streptococcus thermophilus, informó la BBC.

Un total de 24 voluntarios que participaron en el estudio recibieron instrucciones estrictas sobre higiene oral, dieta y consumo de medicamentos. Pasaron dos semanas sin comer yogur y alimentos similares, como el queso. 

Los investigadores tomaron entonces muestras de la saliva y capa de la lengua para medir los niveles de bacterias y componentes que causan el mal olor, incluyendo el ácido sulfhídrico. 

Los voluntarios comieron 90 gramos de yogur cada día, durante seis semanas. Al final del estudio, los investigadores tomaron de nuevo las muestras. Encontraron que los niveles de ácido sulfhídrico habían disminuido en el 80 por ciento de los participantes. Además, los niveles de placa y la enfermedad de las encías, gingivitis, eran significativamente más bajos entre los que comieron yogur.

Interesante articulo y una buena evidencia científica para aquellos que la padecen, uso de yogurt natural a lo menos 100 gramos al día.

Fuente : Saludatia.com

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...