Prevención de Caries

La prevención es fundamental y por ello los niños han de familiarizarse desde el principio a cuidar sus dientes, ya que se trata de un órgano que, una vez desarrollado, ya no se renueva. Por ello, aparte de una buena higiene bucal y una correcta alimentación, es importante llevar al niño al dentista. No se debe esperar a observar evidencias de dolor en el pequeño para acudir a un control médico; un diente sin curar se caerá inevitablemente antes de tiempo, e incluso puede amenazar el futuro de los dientes secundarios. En casos aún más graves, puede provocar el desplazamiento de toda la dentadura o problemas para masticar.

Higiene Bucal

Para proteger sus dientes, es importante que la limpieza bucal entre en las reglas cotidianas del niño. Durante los meses anteriores a la aparición de sus primeros dientes, para eliminar las bacterias que se anidan en las encías, utiliza una pequeña gasa empapada en agua y pásala a lo largo de la línea en la que nacerán los dientes. Cuando empiecen a salir los dientes, frótalos junto con las encías, utilizando un cepillo especial para niños. Para neutralizar las bacterias de la boca, basta con usar agua; sin embargo, el uso de la pasta de dientes se aconseja a partir del momento en que el niño cumple su primer año de vida, edad en la que debe lavar sus dientes. En la primera fase del lavado puede se únicamente el cepillo mojado en agua, con el fin de eliminar los posibles residuos de la comida. A Continuación se repite la operación con la pasta. Se debe poner una cantidad equivalente a un chícharo. De cara a los niños es bueno utilizar un dentífrico fluorado especialmente para niños, que suelen ser de un sabor más suave que los que utilizamos los adultos, existiendo diversos sabores y texturas. Los cepillos dentales más recomendados para los niños de esta edad, son los de cerdas sintéticas blandas con puntas redondeadas. Lo ideal es el cepillado después de cada comida. La duración del cepillado es mínimo 2 minutos.

Cuida los Alimentos
La principal amenaza para los dientes es el azúcar. Caramelos, dulces y galletas son un peligro. Las bacterias de la placa absorben estos azucares y producen a su vez ácidos que causan la caries. Para evitarlo, se han de limitar en lo posible el consumo de azúcares y, sobre todo, no acostumbrar al niño a dormirse bebiendo un té con azúcar o un jugo de frutas.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...