Sus Primeros Dientes

LAVARSE... CON AYUDA

Un minuto de buen cepillado puede ser suficiente para prevenir las caries a esta edad. Ya puede hacerlo él sólito.
¿Cómo cepillar? Del rosa al blanco, es decir, de la encía al diente, todas las piezas por la cara externa e interna, y las muelas además por la cara que tritura. Sin olvidarnos de la lengua. Ellos cepillan la cara externa de los dientes centrales pero dejan muchas zonas sin tocar (además, siempre las mismas). Así que cuando acabe, le sentaremos en un taburete, nos sentaremos nosotros también y colocaremos su cabeza en nuestra pierna de forma que podamos ver toda la dentadura. Dedicaremos un minuto a cepillar con cuidado y cariño las zonas a las que él no llega, al menos hasta los seis años. A ellos les gusta, es un momento de acercamiento.
¿Con qué cepillo? Lo haremos con un cepillo infantil, al principio sin pasta o con muy poquita (una lenteja), por el peligro de que se la traguen. Si lo hacen a menudo, se corre el riesgo de que aparezca un antiestético moteado en los dientes. El cepillo eléctrico es una opción muy cómoda y eficaz para cepillar a otra persona.
¿Cuándo? Lo ideal es hacerlo después de cada comida, pero más vale una vez bien que cinco mal. Nos aseguraremos de que el cepillado de la noche, el más importante del día, sea exhaustivo.

La Regularidad.
- Una caries no se forma por comer dulces un día ni por dejar de cepillarse dos. De igual forma, cepillarse dos días no evita ninguna caries ni protege la boca. La salud de sus dientes es cuestión de hábitos.
- La regularidad es fundamental. Sé constante durante unos años, hasta que tu niño pueda cuidar su boca solo. Ponle el ejemplo y háganlo juntos.

La alimentación
Cuidar la alimentación de tu hijo es cuidar sus dientes. El exceso de carbohidratos y sobre todo los azúcares son los más perjudiciales. Son comunes las caries en los pequeñines que comen demasiados dulces, pero también en quienes se duermen con el biberón en la boca. En realidad el azúcar por sí misma no provoca las caries. Las bacterias que habitan en la boca se alimentan de azúcar, y son los productos de desecho de esa digestión, unos fuertes ácidos, los que atacan el esmalte, la dentina, después la pulpa... Pero si cepillamos los dientes justo después de cada comida y antes de dormir, evitamos la producción de estos ácidos.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...