Diagnostico Genético

El diagnóstico genético preimplantacional es una de las técnicas más complejas y evolucionadas de las que ofrece la reproducción asistida. Gracias a ella, los descendientes de padres con anomalías hereditarias pueden librarse de determinadas enfermedades. Además, se utiliza cuando la pareja tiene un problema difícil de infertilidad que les ha hecho fracasar en los anteriores intentos por concebir un hijo, incluso con ayuda.

Descartar Enfermedades
Hasta hace unos años, los padres con enfermedades hereditarias se arriesgaban en cada embarazo, pues contaban únicamente con el factor suerte para no trasmitir esas anomalías a sus descendientes. Sin embargo, actualmente, y gracias al DGP, La Medicina actúa previamente para prevenir dos situaciones:

- Enfermedades monogénicas. Son enfermedades hereditarias causadas por la mutación de algún gen. Entre ellas está la fibrosis quística, la talasemia, la hemofilia A y B, la distrofia miotónica, el síndrome X frágil o la enfermedad de Huntington, entre otras.

- Portadores de anomalías cromosómicas. Se trata de personas que tienen alteraciones en su cariotipo (su estudio cromosómico), ya sea con respecto a la estructura o al número de algún cromosoma. El problema de estas anomalías es que aumentan la probabilidad de que el bebé nazca con otro tipo de patologías y, además, eleva la tasa de infertilidad y de aborto.

Resuelve Problemas Reproductivos
El diagnóstico preimplantatorio se utiliza también cuando, aunque los padres no tengan anormalidades cromosómicas, suman fallos repetidos al intentar el embarazo, tanto de modo natural como mediante fecundación in vitro. Así, se recurre al DGP en estos casos:

- Edad Materna Avanzada. Se utiliza a partir de los 38 años, pues la tasa de embriones con anomalías aumenta considerablemente a partir de esa edad.

- Muy Mala Calidad Seminal. Cuando hay severos problemas reproductivos por parte del varón y, previamente, otras técnicas no han dado buenos resultados.

- Abortos de Repetición. Si la mujer ha sufrido dos o más abortos seguidos antes de la semana 20 de embarazo, se opta por el DGP para seleccionar a embriones que no tengan ninguna anomalía.

- Fallos en la Fecundación In Vitro. Cuando tras tres o más ciclos de fecundación in vitro (FIV) no hay éxito. Se pretende que la transferencia de embriones cromosómicamente normales les ayude a conseguir una gestación evolutiva.

- Favorecer una Curación. Recientemente se ha empezado a recurrir al diagnóstico preimplantatorio cuando se quiere curar a un hijo ya nacido que padece alguna enfermedad hematológica. Lo que se conseguiría es gestar a un hermano con células sanguíneas inmunológicamente compatibles, de modo que recuperando células de su cordón umbilical se pudiera realizar un trasplante al hijo enfermo para lograr su curación.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...