Alimentar a los bebés con leche materna evitaría la obesidad en el futuro.

Muchos padres comienzan a agregar alimentos sólidos alrededor de los cuatro meses, que es lo que los médicos con frecuencia suelen recomendar, pero estudios más recientes revelan que esto no es bueno para el bebé. 

Definitivamente no le estoy diciendo a la gente que debe poner a los bebés a dieta, dijo en una entrevista telefónica Nicolas Stettler, especialista en nutrición pediátrica del Hospital Infantil de Philadelphia, quien condujo la investigación.

Creo que lo que puede aconsejarse es lo que la Academia de Pediatría de Estados Unidos (AAP, por sus siglas en inglés) recomienda, que se dé exclusivamente leche materna en los primeros seis meses de vida. No hay que agregar otros alimentos en ese período, agregó.

Los bebés alimentados con fórmula pueden recibir demasiadas calorías, dijo Stettler. 

Sabemos que los bebés que toman leche materna aumentan de peso más lentamente que los que se alimentan con fórmula, y es menos probable que lleguen a tener sobrepeso, añadió. 

Los bebés que engordan demasiado y con suma rapidez también pueden ser susceptibles a desarrollar cardiopatía, dijo el investigador. 

Los científicos expresaron que durante los primeros meses de vida el cerebro parece ajustar los patrones de alimentación y apetito, y los bebés que ingieren exceso de comida pueden desarrollar tendencia a comer en demasía en el futuro. 

La respuesta puede ser tan simple como recomendar la lactancia para los bebés por un año o por tanto tiempo como sea posible, sostuvo el estudio.

La AAP recomienda añadir alimentos sólidos lentamente a los seis meses y seguir con la lactancia hasta que el bebé tenga un año. 

Los experimentos con ratas indican que la alimentación afecta el cerebro. Las ratas sobrealimentadas durante los primeros días de vida experimentan cambios en el cerebro en la región que regula el apetito, comentó Stettler. En los humanos puede ocurrir algo similar, agregó. 

Muchos estudios revelan, especialmente antes del nacimiento, que los bebés con inhibición del crecimiento intrauterino tienen más probabilidades de padecer hipertensión arterial, diabetes y cardiopatía, comentó Stettler, quien agregó que alimentar a un bebé exige un equilibrio cuidadoso. 

La mayor parte del tiempo, excepto en situaciones muy específicas, la mayoría de las mujeres tiene suficiente leche para alimentar a sus bebés, agregó.

A
un las madres desnutridas crían bebés sanos mientras los alimentan con su leche, afirmó.

Por: Tumaternidad

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...