El Destete

El destete puede ser un proceso complicado para madre e hijo. Seguro que te surgirán un montón de dudas sobre cuándo es el mejor momento, cómo hacerlo para que tus pechos no se resientan y cómo te sentirás después. Resolvemos todas tus dudas.

Cuando Empezar 
Las recomendaciones pediátricas hablan de que lo mejor es que el niño se alimente exclusivamente con el pecho materno hasta los seis meses, momento en el que se comienza a darle otro tipo de alimentos. Pero esto no significa que ese instante deba coincidir con el abando de la lactancia materna. De hecho, los expertos consideran que, hasta el año de edad, la leche debe ser el principal alimento en la dieta del niño (por eso se llama complementaria al resto de la alimentación). Sin embargo, según datos del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP), a los seis meses tan sólo mama un 36% de los niños, cifra que va cayendo conforme aumenta la edad del bebé.
Por otro lado, las principales organizaciones en materia de salud infantil aconsejan que se siga dando el pecho hasta los dos años o más, momento en el que se iniciaría el destete como tal. Pero, en todo caso, la decisión de cuándo dejarlo corresponde, finalmente, a madre e hijo.

¿Espontaneo o Dirigido? 
Hay dos formas de destetar, según quién tome la iniciativa, si el niño o la madre.

El bebé decide: Diversos estudios han confirmado que si se dejara a los niños mamar libremente, la mayoría se destetarían por sí mismos entre los 2 y los 4 años. Entonces, ¿por qué algunos niños rechazan mucho antes el pecho? La razón suele estar en problemas evitables. en la mayoría de los casos se debe a errores en la técnica de la lactancia: inicio tardío, utilización de suplementos, inadecuada posición al pecho o mal agarre, que condicionan que el niño no obtenga la leche suficiente.

La madre decide: El hecho de seguir o no con la lactancia es una decisión muy personal. Hay mujeres que desean prolongar este periodo lo más posible, y otras que no disfrutan de esta experiencia y que quieren dejarla cuanto antes. Lo importante es que, se tome la opción que se tome, la mujer esté bien informada sobre los pros y los contras.
El destete, sobre todo cuando el niño pasa de un año, debe planificarse cuidadosamente, porque la leche materna no es sólo alimento, sino que mamar se ha convertido ya para el niño en un hábito en su vida y, lo que es más importante, en un pilar de seguridad emocional, de cariño, de consuelo... Por eso, no puede hacerse de un día para otro, sino de forma pausada, para que él (y la madre) vayan interiorizando la nueva situación.

Dicen, pero no es Verdad Que...
Seguro que habrás oído muchos de estos comentarios que no son ciertos. Los repasamos:

Con una mastitis, hay que dejar el pecho. La mayoría de los problemas con el pecho vienen de utilizar una mala técnica y/o colocación del bebé al mamar. Esto significa que corrigiéndolos, se puede seguir con la lactancia. En concreto, si la madre tiene una mastitis, no está obligada a destetar; al contrario, es aconsejable que el bebé siga mamando para descongestionar la zona.

Hay que destetar si te quedas embarazada. No hay ningún inconveniente en seguir dando el pecho durante la gestación, a no ser que la madre tenga amenaza de aborto y note contracciones al amamantar.

Si mama más de un año, se malcría. No hay ningún estudio serio que apoye esta idea, sino al contrario. Dar el pecho más allá del año sigue conllevando las mismas ventajas en el plano médico y psicológico que antes, para madre e hijo. Otra cosa son las presiones sociales y familiares a las que la madre pueda verse sometida para que lo deje.

Me han recetado medicamentos y debo destetar”. Una gran parte de fármacos no están contraindicados en la lactancia. Para saberlo con exactitud, consulta a un experto 

Si lo desteto, comerá más. Esto no resulta ser verdad en casi ningún caso. Al destetar, los padres suelen constatar que el niño sigue sin querer probar alimentos nuevos y que se han quedado sin el recurso del pecho, que, al menos, le aseguraba una nutrición muy adecuada.

Es mejor quitarle el pecho de golpe. Cuando la madre decide suspender la lactancia de un día para otro, el proceso puede complicarse. Para el niño puede ser muy duro desde el punto de vista emocional, y para ella, también muy difícil desde el punto de vista físico, pues el pecho necesita ir reduciendo poco a poco la cantidad de leche producida y si no es así, pueden producirse ingurgitaciones o mastitis.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...