como controlar mis emociones frente a mi hijo

Cuando se está pasando por un momento de ira es muy fácil perder el control y de manera inconsciente, transferir emociones negativas a tu hijo, ¡Procura que no te pase!

Los bebes al llegar a los 14 meses, ya pueden detectar tu estado de ánimo, Ya sea por el tono de tu voz o el lenguaje de tu cuerpo, este le puede indicar que estar alegre, triste o molesta. Mamá, tienes que controlar tus emociones.

Cuando estamos molestos es muy fácil perder el control y de forma involuntaria, si le trasmitimos esas sensaciones negativas a nuestros hijos. Según un estudio de la Escuela Simmons de Trabajo Social de Boston (Estados Unidos), si le gritamos a los niños podemos dañar su personalidad y seguridad, y se pueden producir problemas a corto, mediano y largo plazo.

El cansancio, la prisa y el mal humor pueden hacerte perder la cabeza, si le gritas a tu hijo lo puedes perturbar.  Y ellos no saben cómo discernir o que significan esas emociones, pero lo van a ir absorbiendo. Al gritarle a los niños podemos producirles problemas en su salud mental, depresiones y abusos de alcohol en la etapa de la adolescencia.

Ante cualquier situación debes asegurarte de mostrarte muy relajada, para que los niños estén calmados. Recuerda que los padres predican con ejemplos. Mamá, todo está bajo control.

Si es muy frecuente que pierdas los estribos, tu niño se asustara tanto que terminarán alejándose y te verán como un padre autoritario, distante y lejana. Adiós comunicación, no solo en la niñez, sino que también durante la adolescencia.

             

Sigue estas 3 sencillas técnicas para controlar tus emociones:

La técnica de 5X5. Que son cinco momentos de la jornada, dos o tres por la mañana y dos o tres por la tarde, para eliminar tu actividad habitual y realizar algo que te relaje.

Relajación muscular. En 3 sencillos pasos.

  • Acomódate tranquilamente en una postura cómoda. Y cierra tus ojos.

  • Relaja poco a poco todos los músculos de tu cuerpo, comenzando con los dedos de los pies y después el resto del cuerpo hasta llegar a los músculos del cuello y la cabeza.

  • Cuando ya te hayas relajado por completo, imagínate en un lugar pacífico y relajante. Piensa que estás completamente relajado y despreocupado.

  • 1/1
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...