Búsqueda Rápida:


Embarazo: Qué Pasa si Manchas?

Embarazo: Qué Pasa si Manchas?.

Si sangras durante el embarazo, seguro que te llevas el susto de tu vida, sin embargo, manchar no es siempre sinónimo de aborto. Te explicamos qué son estas pérdidas y cuándo debes pedir ayuda.

Una de las peores pesadillas de toda futura mamá es descubrir que ha manchado sangre. Sin embargo, tener pérdidas en el embarazo no significa necesariamente que el bebé se encuentre en peligro. Aunque es normal preocuparse, le pasa a una de cada 10 mujeres, y la mayoría tiene bebés perfectamente sanos. No obstante, cualquier sangrado ha de ser revisado por el especialista, porque siempre son considerados anomalías. En muchos casos no tienen importancia, pero es el médico quien lo debe confirmar.

Es normal manchar después de las relaciones sexuales. El sexo durante el embarazo no afecta al bebé, ya que se encuentra protegido dentro del útero. Los movimientos no le harán daño alguno, pero es normal tener algún sangrado que otro, debido a la erosión cervical: la cérvix se reblandece y, por consiguiente, es más frágil de lo habitual. El ginecólogo te hará una ecografía. Si sufres sangrados con frecuencia, quizás sea recomendable disminuir la frecuencia de las relaciones.

Si te pasa en el Primer Trimestre…

Si has estado sangrando durante las primeras semanas del embarazo, debes ir al médico, pero no te asustes, ya que podría deberse a una de las siguientes razones,..

Manchas Ligeras. Al principio del embarazo es normal sangrar ligeramente o manchar en los días que deberías haber tenido la regla, debido a los cambios hormonales. La sangre puede ser de color rojo oscuro o marrón y, salvo que tengas dolores, no hay de qué preocuparse. Pero coméntaselo al ginecólogo o a la matrona, porque quizás te recomiende una ecografía vaginal.

Sangrado de Implantación. Durante las primeras nueve semanas del embarazo quizás experimentes lo que se conoce como sangrados de implantación. Son unas manchas oscuras que aparecen cuando el embrión se implanta en la pared uterina, ocasionando una pequeña erosión en la misma. Podría durar un par de días, pero visita al ginecólogo si sientes dolores o calambres para que te explore.

Si estas en el Segundo y Tercer Trimestre…

Los sangrados a partir de la semana 13a de gestación son menos habituales en la mayoría de las gestantes y casi siempre se deben a problemas con la placenta, aunque hay otras causas...

Placenta Previa. Una causa común de los sangrados en el segundo y tercer trimestre es la placenta baja. Suele diagnosticarse en una ecografía temprana, y tiene lugar cuando la placenta se une al útero en la parte inferior del mismo, bloqueando parcial o completamente la cérvix. En la mayoría de las ocasiones, la placenta sube cuando el útero se estira al crecer el bebé, así que no ocasiona ningún problema. Si la placenta sigue situada en la parte inferior del útero durante los últimos meses de embarazo, entonces es cuando se diagnostica una placenta baja o previa. Una de cada 10 mujeres que tiene placenta previa sigue teniéndola a término, y en este caso es necesaria la realización de una cesárea.

Desprendimiento de Placenta. La abrupción placentaria tiene lugar cuando la placenta se desprende de la pared uterina, ocasionando dolores y sangrados. Puede ocurrir en cualquier momento del embarazo, pero es más probable a partir del cuarto mes. Es una causa común de los sangrados en el tercer trimestre, y es aconsejable guardar reposo. Es más frecuente en las mujeres con preeclampsia o tensión alta, pero, si experimentas dolor repentino y agudo en el abdomen, llama al médico o acude al hospital de inmediato.
No existe un tratamiento para detener el desprendimiento de placenta y no es posible volver a colocarla, así que en la mayoría de los casos se realiza a la embarazada una cesárea de emergencia.

Erosiones Cervicales. Las manchas al final del embarazo pueden indicar que el bebé se encuentra en camino. A medida que se aproxima la fecha prevista de parto, es normal ver unas pequeñas manchas de color rosa pálido o trazas de moco cervical. Tiene lugar cuando la cérvix se empieza a dilatar como preparación al parto, y el tapón mucoso que sella el útero se desprende. Las relaciones sexuales también pueden hacer que el tapón se expulse, así como un examen interno. No es nada de lo que tengas que preocuparte, y puede ocurrir unas semanas antes de ponerte verdaderamente de parto
.

Articulos Relacionados ::.

(0) Comentarios realizados ::.

Jergalicia Studio de Diseño © 2008. Todos los derechos reservados

Escribe Tu Nombre y Tu Email Para Enviarte Más Información sobre
Temas Materno Infantiles.


Tu Nombre:
Tu Email:

Repudiamos el SPAM al igual que tú. Prometo No facilitar tu correo electrónico a nadie.