Listas para Amamantar?

  • 1/11/2016 5:04:18 PM
  • Mamá

Los pezones planos no sobresalen de la areola ni tampoco salen hacia fuera cuando se estimulan. Por su parte, el pezón invertido o hundido, puede tener una apariencia normal, pero se retrae hacia adentro cuando es estimulado. Adquiere así forma de ombligo, por lo que también se le denomina pezón umbilicado.

Observar esto preocupa a la futura madre, ante la creencia de posibles dificultades con la lactancia. Incluso algunas mujeres renuncian, por ello, a dar de mamar a sus hijos. Pero, en realidad, normalmente la forma de los pezones en sí misma no impide la lactancia, ya que el bebé se amamanta abarcando buena parte de la areola con su boca (aunque sí pueden surgir molestias o ciertas dificultades).

Además, en la mayoría de los casos, los pezones planos suelen corregirse espontáneamente o bien por los propios cambios del cuerpo de la embarazada (hacia el tercer trimestre los pezones suelen extenderse), o bien con la propia succión del bebé, que los moldeará. En el caso de los invertidos, puede ser más difícil de corregir, pero no hay que alarmarse antes de tiempo. De hecho, las futuras mamas no se deben desanimar y pensar que van a fracasar con la lactancia. Una vez que se ha detectado el problema, con unas sencillas prácticas, generalmente el éxito estará asegurado.

La solución está en tu bebé. Habitualmente, para tratar el problema de los pezones planos y los invertidos, se suele recurrir a los llamados ejercicios de Hoffman. Consisten en cogerlos pezones entre los dedos, estirar suavemente el tejido periareolar y hacer movimientos rotatorios para paulatinamente ir consiguiendo más longitud del pezón. Son ejercicios que pueden incomodar un poco a la madre y que pueden conllevar algún problema, ya que estimular los pezones puede generar contracciones uterinas. Por tanto no es conveniente hacerlos si existe riego de parto prematuro.

También se suele recurrir a escudo madores, que se componen básicamente de un anillo que se adapta a la areola y que tiene un orificio central por donde sale el pezón. Sin embargo, tanto los ejercicios de Hoffman como los escudos formadores son recursos que la evidencia científica no considera muy eficaces.

Así, la solución más eficaz, mucho más sencilla y tierna la tiene el propio bebé. El pequeño consigue el mismo efecto en unas horas o en un par de días. Para ello, hay que iniciar la lactancia cuanto antes (en la primera hora inmediata tras el parto) porque en estas primeras horas nada más nacer, el recién nacido tiene un instinto de búsqueda y succión muy intenso. La propia succión del bebé, tras unos días de lactancia ayudará a solucionar el problema. Eso sí, siempre hay que consultar al medico porque algunos pezones planos o invertidos pueden conllevar problemas más graves.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...